sábado, 12 de diciembre de 2015

El fin de la lógica amigo / enemigo - Perfil


Publicamos esta nota en Perfil acá a horas del traspaso presidencial. En estos tiempos extremos que concluyen entendí muchas cosas. Cosas que no se pueden entender sino con experiencia. Hay vivencias que no se pueden saber ni conocer sino solamente experimentar. Los tiempos que vienen son cada vez más interesantes porque serán tiempos sin ingenuidad ni velos.

Es probable que las formas del macrismo sean menos intensas pero sus acciones puedan ser más lesivas, muy dañinas. Por eso mismo es clave, primero, reconocer las relevancia de las formas en política y, segundo, entenderlas.

Madurar el ojo en política es quitarse los velos y entender a los jugadores y al juego para después decidir cómo jugarlo. La política tiene diferentes lenguajes y juegos del lenguaje. Por eso, más allá de los chupamedias y soldados, más allá de los agentes encubiertos y los operadores en las sombras, más allá de los ortodoxos y los dogmáticos, más allá de los que están en varios closets y son serviciales al lado oscuro de la fuerza, está la política democrática que sigue siendo interesante. 

La transcribimos a continuación uno o dos días después en esta semana corta y ocupada. Salud!




perder prestigio para ganar popularidad - Palermo 2015


El fin de la lógica amigo - enemigo

La lógica amigo – enemigo estructuró la dinámica entre kirchnerismo y antikirchnerismo. El nuevo gobierno podrá recrearla o evitarlo

Desde el conflicto del Gobierno con el Campo, la política nacional se estructuró cada vez más desde la lógica de amigo – enemigo. Salvo excepciones, socialmente, en todo ámbito, desde una cena familiar hasta una conversación de café, la polarización política fue ganando la batalla contra el diálogo de razones.

El carácter extremo de la lógica amigo – enemigo necesitó de dos jugadores sin matices ni dudas: El kirchnerismo y antikirchnerismo. No todos los sectores del Gobierno y la oposición fueron igual de irrazonables y agresivos. Sin embargo, se necesitan dos para el tango. En estos años ambos sectores jugaron ese juego tan intenso como peligroso.

La intensidad en política puede tener aspectos positivos. Pero cuando se transforma en agresividad irracional sin posibilidad de diálogo y confrontación dogmática hace daño a toda la comunidad. Ambos sectores no dejaron de redoblar la apuesta a cada paso, incluso a cada error.
En contra de lo que se cree, la crítica es más necesaria que la defensa dogmática. La intolerancia se hizo carne tanto en los sectores del kirchnerismo ortodoxo como del antikirchnerismo mediático. Fue un diálogo de sordos, lleno de insultos y lugares comunes de la dicotomía.

Si alguien defendía una medida del gobierno era automáticamente un soldado oficialista y cómplice de las políticas más atroces. Si alguien criticaba una medida del gobierno era socio de los enemigos del pueblo y cómplice de la dictadura. Toda crítica se sintió como un ataque. Cualquier duda era un insulto. En este tiempo, esa lógica permitió defender lo indefendible.
Incluso en el ámbito donde todo es complejidad y reflexión, en el mundo académico e intelectual, todo se volvió extremos sin matices y hasta se observaron cazas de brujas y purgas salvajes.
Jugar al extremo fue capitalizado por los jugadores que perdieron las inhibiciones y la razón. Los opositores irracionales del gobierno y sus defensores dogmáticos. Muchos jugaron el juego para ganar socios, notoriedad y prensa. Perder el juicio pero ganar popularidad.
Muchos perdieron su capacidad de análisis razonado pero ganaron un caudal de adictos al odio/amor del kirchnerismo y antikirchnerismo. Ese caudal es útil en las campañas electorales, no en la construcción de la política democrática o del futuro de un país.

Con sus formas emotivas y salvajes el kirchnerismo y el antikirchnerismo se parecen más de lo que se diferencian.  

A pesar que en el largo plazo sea autodestructivo y hasta irracional, la intensidad del juego es adictiva y hasta genera un placer enfermo. Pasadas las elecciones y el ballatoge sabemos que tanta tensión fue útil y productiva para ciertos sectores políticos. El antikirchnerismo jugó las mismas reglas de juego que el kirchnerismo impulsó y se impuso con un resultado. Ambos sectores no les importó entrar en contradicciones abiertas para intentar ganar la batallar electoral.  

Una cosa es que el conflicto sea inevitable en política. Otra cosa es que el conflicto sea el objeto deseado del placer masoquista de la política. En el marco de un futuro sin mayorías parlamentarias sería muy peligroso que el nuevo gobierno no intente bajar la intensidad y/o directamente poner fin a la lógica amigo-enemigo.

(*) Lucas Arrimada (Twitter @lucasarrimada) es Profesor de "Derecho Constitucional" y "Estudios Críticos del Derecho" (UBA/UP).  

7 comentarios:

  1. Lucas, me parece bien sugestivo el epígrafe de la foto: "perder prestigio para ganar popularidad". Tiendo a pensar que los excesos del populismo terminan contaminando aun a quienes lo desprecian, por las razones que bien apuntás.

    La única expectatitva que conservo es que el gobierno que comienza haga de la necesidad virtud, y ponga fin a la lógica amigo-enemigo inaugurando una etapa de diálogo y disensos razonables. Creo que no le queda otra, y talvez por eso me queda esperanza.

    En fin, sigamos mirando con lupa.
    Abrazo grande!
    L

    ResponderEliminar
  2. Coincidimos. Me parece que lo razonable sería bajar la intensidad, una vez pasada la elección. Me extraña que muchos todavía sigan con la ortodoxia de campaña. De un lado y del otro, pero especialmente en amplio espectro peronista.

    En el sistema político que tenemos, el presidencialismo, el populismo es una condición para gobernar. No hay gobierno en estos 33 años de democracia que no haya sido populista. El tema son las formas de populismo que pueden ocultar el populismo. El sistema político es siempre populista, al menos en Argentina. Donde haya ejecutivos fuertes, el sistema tenderá a una forma más o menos atenuada o aumentada de populismo. Hay populismo liberal y populismo antiliberal, populismo de derecha y de izquierda.

    En todo caso, la paradoja del populismo es que para superar al populismo hay que ser populista. Hay que jugar su juego, hablar su lenguaje.

    Para esperanza tengo a Racing y así estamos.
    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con el análisis de la lógica amigo- enemigo, aunque no me parece que sea nueva sino más exacerbada por muchas razones en las que no vale la pena extenderse. Pero no veo que sea el fin de esa lógica. Teniendo en cuenta las medidas, los funcionarios elegidos y sus comentarios y los medios televisivos y periodísticos en éstos días, más bien pienso que se redobla la apuesta. Y por qué un gobierno va a abandonar un mecanismo que le dio resultado? Vengo mal con la esperanza, menos mal que está Racing! Gracias Lucas por compartir tus reflexiones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No espero que se abandone y el artículo no diagnóstica su fin. El título es un juego de palabras del último párrafo. Simplemente pienso que en la campaña, especialmente en un ballotage, la polarización a full es esperable. En un gobierno dividido es mucho más, digamos, peligrosa pensando en los problemas del presidencialismo y su estabilidad.

      Hay problemas económicos y hay un gobierno débil. Salud

      Eliminar
    2. Ah, perfecto. Entiendo el punto y coincido, hay más vulnerabilidad. Gracias por la atención de responder!

      Eliminar
  4. El artículo es una declaración de intenciones quizá ilusiones. Están entrando a los organismos como lo hicieron los milicos sacando a todo el mundo y poniendo a su gente descaradamente. Del respeto a las instituciones nada. Pidieron a la gente que los votaran que nadie iba a perder nada y hasta se dice que echan a los de planta permanente. Lo de Sabatella por ej. un sujeto despreciable pero cuyo caso se manejó francamente mal. Lo de Vanoli y Gils Carbó tambien. Una pena mirandolo objetivamente. Y no soy kirchnerista bien conservador soy. Me había hecho ilusiones. Y ni hablar del desmantelamiento de proyectos de infraestructura. Cada vez se van a animar más. Otro ciclo que ahonda en el vaiven de la decadencia argentina. Veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adolfo, gracias por tu comentario. Fue escrito el 10 de Diciembre. Analicé el pasado, las prácticas del juego. No pronostiqué el futuro. Simplemente comenté lo que me parecía razonable superar, no un pronóstico.

      Como digo, es muy productiva la lógica del amigo y enemigo, pero es autodestructiva. Macri es hijo de esa lógica. Le fue funcional al kirchnerismo pensar que el macrismo era un rival fácil de vencer durante mucho tiempo. Mantener la ciudad en la oposición, haciendo una oposición muy poco racional y deficiente para controlar al adversario. Una estrategia que varios líderes de varios partidos aplicaron en el pasado.

      Sigamos y salud!

      Eliminar

Nexos

Nexos