martes, 30 de junio de 2015

Generador de insultos de Antonin Scalia


Scalia es el famoso juez italo-estadounidense de la Corte Suprema de USA. Además, es muy reconocido por sus frases polémicas, reacciones graciosas y su teoría originalista que no tiene mucha entidad -en su versión- pero muchos aprovechan para elegir como adversario teórico fácil de vencer. 



A pesar de todo lo que se afirma de Scalia es una personaje de los más interesantes y carismáticos de la Corte Suprema Estadounidense. La web Slate organizó este generador de insultos de Antonin Scalia que se parece mucho a la realidad, acá.

Scalia tiene mucha personalidad, es claramente un político muy hábil y originalidad sin asesores secretos ni ghost-writters. No es poco para un Juez de la Corte Suprema de origen italiano. Nuestros reconocimiento siempre! Salud!



lunes, 22 de junio de 2015

Anuario de Derecho Constitucional - Fundación Konrad Adenauer


Mario Bros y las tortugas judiciales - Berlín 2014
Nos hacen llegar la convocatoria de ensayos de estudiantes para la sección especial Anuario de

Derecho Constitucional Latinoamericano 2015. Vence el 30 de Junio (con potencial prórroga). La difundimos. Salud! 

 --

Para la XXI versión del Anuario de Derecho Constitucional Latinoamericano, el Programa Estado de Derecho de la KAS, convoca a estudiantes que remitan sus ensayos antes del 30 de junio de 2015.

Durante los últimos 21 años, el Anuario de Derecho Constitucional Latinoamericano, editado por el Programa Estado de Derecho de la Fundación Konrad Adenauer, se ha posicionado como una obra que recopila valiosos análisis sobre el desarrollo constitucional en el continente.

Este año, a partir del contexto social, económico, y político y frente a preguntas constantes en la región sobre crisis, transiciones sociales y transformaciones políticas; la publicación pretende reflexionar sobre si se está ante la crisis del Estado de derecho, pilar del derecho moderno, o si estas turbulencias se constituyen como un espacio de transformación y transición hacia instituciones, conceptos y contextos nuevos y propios: ¿cómo estamos pensando y abordando esas transformaciones?, ¿cuáles son las razones que las motivan?, ¿cuáles son los efectos de estos cambios?, ¿qué posibilidades de cambio emergen para Latinoamérica en medio de la crisis?, ¿cuáles son las consecuencias para los habitantes de los países latinoamericanos?

En esta reflexión es de vital importancia la voz de las jóvenes generaciones para comprender sus preocupaciones y aportar nuevas ideas a las soluciones que pueden plantearse. Por ello, el Programa convoca a estudiantes de diferentes disciplinas, matriculados en universidades del continente, a postular ensayos que aporten a la discusión, respondiendo a estos u otros interrogantes, que permitan entender y abordar nuestras realidades latinoamericanas.

Dichos ensayos académicos deberán ser inéditos y enviados a más tardar el 30 de junio de 2015 por correo electrónico a: iusla@kas.de. 


Los mismos deberán ser presentados de acuerdo con las instrucciones que se anexan y cumplir con los requisitos establecidos en las bases de la convocatoria.


Salud!

jueves, 18 de junio de 2015

Elección ajustada, legitimidad fragmentada y votos judicializados


tormentas de legitimidad en los camino constitucionales - Patagonia 2013
Estuvimos el fin de semana en la ciudad de Santa Fe tierra de míticas convenciones constituyentes, elecciones sin ballotage, cervezas artesanales herederas de Otto Schneider y temidos apocalipsis zombies. 

Como todos saben, la Constitución de Santa Fe (1962) no tiene ballotage y eso genera siempre una legitimidad democrática débil, sean cuáles sean los/as candidatos y los ganadores.

Eso fue claramente evidente en un escenario de triple empate técnico. 2000 votos, o menos, definen una elección. Especialmente con la división del electorado en tres segmentos y con la nacionalización de los resulados de la elección.

Ya pasaron 21 años desde la incorporación del ballotage en la Reforma de 1994 y Santa Fe no actualizó su Constitución Provincial a un sistema electoral más democrático, moderno y razonable como el de la -en otros puntos muy perfectible- Constitución Nacional.

Lo más razonable es tener constituciones provinciales con sistemas de segunda vuelta/ballotage que permiten dar más legitimidad y empuje a un nuevo gobierno, incluso cuando tiene continuidades y/o un nuevo oficialismo/oposición parlamentaria.

Todo esto produce una elección ajustada, legitimidad fragmentada y posible judicialización. 

El show mediático de la denuncia electoral suele ser nocivo y sucio, especialmente para la estabilidad de los gobiernos. A pesar de esto, ciertas constituciones permiten neutralizar la baja legimitidad electoral con un diseño de las cámaras legislativas provinciales no proporcionales. 

El problema en Santa Fe no son los jugadores ni los resultados, son las reglas de juego: Su constitución provincial está muy desactualizada. Mientras se juegue con esas reglas, el peligro de definiciones indeseables, denuncias cruzadas y de gobiernos con legitimidad débil permanecerá. 

Los juegos de suma cero a nivel institucional no construyen los mejores escenarios para la democracia política ni partidaria.

Otro día hablamos de la boleta única y sus efectos concretos. Sigamos y salud!

miércoles, 17 de junio de 2015

martes, 16 de junio de 2015

Los jueces "de la servilleta": Servicios y poder judicial


Mao en Buenos Aires - Almagro 2014

La semana pasada participamos en un panel sobre "Aparatos represivos y servicios de inteligencia" en el marco de la discusión de las causas contra Milani en la Facultad de Derecho UBA, organizada por el Centro de Profesionales por los Derecho Humanos (CeProDH). 

Algunos reportes se pueden encontrar en CEPRODH acá y en La Izquierda Diario, acá. 

Mi presentación fue muy breve y puntual porque quise dar la palabra a los testimonios de Oscar Schaller y Graciela Ledo que hablaron sobre sus procesos judiciales en cuestión.

En concreto, desarrollé lo que el mismo jueves publiqué en La Izquierda Diario, acá. Lo transcribimos. Seguimos y salud!

--

Los jueces “de la servilleta”: servicios de inteligencia y Poder Judicial

--
El abogado y docente de la Facultad de Derecho (UBA) Lucas Arrimada reflexiona, a propósito de la causa Nisman, sobre la estrecha vinculación entre servicios y funcionarios judiciales
--

El caso Nisman, con todas sus sombras, ha generado mucha confusión y pocas certezas. Sin embargo, una de las cuestiones que resulta a todas luces evidente es la conexión entre ciertos funcionarios judiciales, especialmente del fuero federal, con los servicios de inteligencia.

Más allá de las tragedias, manipulaciones y errores que acumulan los expedientes de la causa AMIA, y ahora el caso Nisman, resulta clave aprovechar la oportunidad política para repensar esas prácticas políticas y económicas de los servicios de inteligencia en este contexto donde ciertos hilos, antes invisibles, se vuelven ataduras y conexiones insostenibles.

Históricamente, se ha repetido y analizado muy pobremente la expresión que hace referencia a “los jueces de la servilleta”. Hace mucho tiempo se pensó que esos jueces eran aquellos con cierto grado de obediencia y dependencia al Gobierno nacional a partir de la década de los 90. Esa idea contribuía a consolidar una imagen de “Poder Judicial dependiente” frente a su contrario, la recurrente imagen –muy propia del republicanismo bobo– de la “justicia independiente”.

En contraste, otra posible interpretación, una más realista y contrastada, podría emerger de una lectura entre líneas de la misma frase y de querer observar con ojos críticos algunas prácticas y protagonistas que afloran en los entornos del caso Nisman.

En este contexto, los jueces “de la servilleta” pueden ser reinterpretados, resignificados, como jueces “de los servicios”. Las razones de su pertenencia pueden ser complejas y no lineales: porque son amenazados por los servicios de inteligencia, porque son coimeados con fondos reservados, porque son influenciables a través de operaciones privadas o de prensa, en un etcétera que va de la imaginación a los susurros de pasillo. Esos escenarios posibles hablan de un circuito no tan lineal entre Gobierno y Poder Judicial, sino uno con asimetrías de poder e influencia, intervenciones, diferentes niveles, actores legales y lobbies judiciales, intereses económicos y corporativos, etc., que hacen de la esfera judicial, en este caso de la federal, un espacio más complejo, pero igual de permeable, igual de poroso, igual de “no independiente”.

A comienzos de año se suscitó un debate político encaminado a proyectar una reforma y reducción de los espacios de autonomía en los servicios de inteligencia –como quizás se intentó con las fuerzas de seguridad y el Servicio Penitenciario–, que así como trafican influencias económicas también pueden perseguir e infiltrar instituciones de derechos humanos y movimientos sociales.

A pesar de eso, el Poder Judicial federal sigue siendo parte central de un circuito de prácticas opacas y parainstitucionales, oscuras y peligrosas para la democracia. Tener una visión comprensiva de las prácticas y de los negocios de los servicios de inteligencia tiene que marcar la agenda pública hacia la necesidad de controlar esos espacios, reducir su incidencia política, económica y desestabilizante.

Esa agenda debería estar enfocada a visibilizar las prácticas históricas y actuales, conocidas y por descubrir, intentando partir más de un diagnóstico sociológico de la relación entre “servicios de inteligencia” y Poder Judicial, sus prácticas concretas y aceitadas, y menos por reconfiguraciones políticas que traten de apuntalar prácticas del mundo real con diseños institucionales del mundo ideal."-

miércoles, 10 de junio de 2015

Mañana: Milani, aparatos represivos y servicios de inteligencia


Mañana Jueves 11 de Junio a las 18.30 hs en el Salón Auditorio el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) organiza la charla "LA CONTINUIDAD DEL APARATO REPRESIVO DE LA DICTADURA", ligada a la nueva denuncia por crímenes de lesa humanidad contra César Milani (actual jefe del Ejército) y al debate de servicios de inteligencia. Acá la nota de La Izquierda Diario sobre la charla. 

 - Graciela Ledo, querellante contra Milani por la aparición de su hermano Alberto Ledo. 

 - Myriam Bregman, Diputada Nacional por el FIT, Abogada del CeProDH en juicios contra militares, defensora de Jorge Julio López, principal denunciante del Proyecto X de la Gendarmería y actual candidata a Jefa de Gobierno de la CABA por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. 

 - Miguel Bonasso, periodista y escritor de Lo que no dije en "Recuerdo de la Muerte" sobre el aparato represivo de la dictadura. 

 - Lucas Arrimada, abogado, docente e investigador de la Facultad de Derecho UBA. 

 - Oscar Schaller, querellante contra Milani por su secueestro a los 19 años en el Batallón 141 La Rioja

Salud y ahí nos vemos!

Discusiones sobre "El Proceso" de Orson Welles


Una de las películas más amadas y, al mismo tiempo, más resistidas en los cursos es "El Proceso" de Orson Welles.

La película permite discutir muchos temas: Literatura y derecho, cine y derecho, alegatos de oreja, teoría vs praxis en el derecho, realismo legal, política y derecho, independencia judicial, sistemas jurídicos comparados, burocracias, acceso a la justicia, etc. 

En esta línea, permite reflejar literariamente un poco la versión desencantada de la realidad, sin repetir mentiras insostenibles ni ilusiones vacías de la práctica del derecho o de la función judicial, sin reproducir falsas promesas. Kafka es un espejo. No hay pesimismo, hay un reflejo.

Franz Kafka siempre es oscuro, áspero, difícil, incómodo. Kafka en la versión "fuera de los grandes estudios" de Welles, fuera de la industria cultural, no podía dejar de ser especialmente más oscura, áspera pero muy vívida de lo que es la razón burocrática.

fuera de foco de la vida, concentrado en la razón burocrática -  San Telmo 2009

Como con Borges o Arlt, la mejor forma de leer las historias de Kafka es en clave de humor, de ironía de los contextos, prácticas y personajes que retrata, que crea. Leerlos en clave de sufrimiento, con empatía hacia el protagonista, es mucho más duro y quizás necesario pero hace resistir más la trama y el clima creado. 

Puntualmente, en este gran fragmento de "La Filmoteca", gran espacio para amantes del cine, tanto el gran Fabio Manes como Fernando Martín Peña representan los dos sentimientos de amor y odio sobre la película. 

Siempre me resultó fascinante escuchar conversar a personas que aman y saben lo que hacen, lo que hablan. Estos diálogos de amigos eran siempre sanos, interesantes, productivos. Simples e increíbles. Prueba que se puede hacer un programa de televisión con poca producción (la versión anterior ni siquiera tenía bibliotecas atrás) pero con altos recursos humanos de calidad.

Finalmente, también ambos dan un contexto histórico a la película, su director, los actores, cómo fue filmada y porqué el resultado de esta (otra) empresa loca del mítico Orson Welles está sin copyright porque nadie sabe quién la produjo. 



Sigamos y salud!

viernes, 5 de junio de 2015

La mejor carta de recomendación: John Nash


Las mejores cartas de recomendación son las breves...


y las que recomiendan a alguien extraordinaria/o.
John Nash es acáacá y acá.
(Vía @elploski en Tw)
Salud!

jueves, 4 de junio de 2015

El derecho como ciencia social: Becas CONICET 2015


El derecho es una ciencia social a pesar que los abogados y profesores de derecho quieran hacernos pensar lo contrario. 

Los/as abogadas/os no están condenados a terminar en el poder judicial, en estudios jurídicos o defendiendo los privilegios de grandes corporaciones políticas y económicas. 

Las Facultades de Derecho necesitan personas que investiguen más allá de representar a un partido político, la corporación judicial o esos hermosos estudios/colegios de abogados. 

Todo esto más allá que muchos de esos profesores full-time puedan -postulemos un contrafáctico- terminar abrazados con monstruosas corporaciones, siendo empleados encubiertos de ciertos jueces con proyecciones de poder político que los maltratan y les hacen suicidar neuronas o defendiendo políticas públicas nefastas del gobierno nacional/provincial/porteño de turno. 

Más allá de esos escasos casos, se puede ser docente, profesor e investigador en Derecho. Es difícil, casi imposible, pero se puede fracasar con mucho glamour.  

Por eso y más allá de estas muy dulces aclaraciones sobre el precipicio que pueden encontrar en el horizonte, irresponsable y de forma no vinculante, difundimos la convocatoria a las Becas CONICET impulsada por acá la Facultad de Derecho. 

Seguimos y salud!!

--

Becas CONICET 2015

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas ha abierto la convocatoria para becas de Doctorado y Postdoctorado.

Charla informativa: Lunes 15 de junio a las 18:30 hs en el S.U.M. del Instituto Gioja

Presentación de solicitudes:

Becas Internas Doctorales: del 20 de mayo hasta el 3 de julio de 2015.
Becas Internas de finalización de Doctorado: del 20 de mayo hasta el 26 de junio de 2015.
Becas Internas Postdoctorales: del 20 de mayo hasta el 10 de julio de 2015.
Modalidad de Presentación, en el siguiente orden:

Tapa: la misma deberá pegarse en el frente de la carpeta, debiendo completarla y
firmarla en el espacio reservado a tal efecto.
Apartado SOLICITUD.
Apartado ANTECEDENTES.
Apartado CONFORMIDAD.
Todos los puntos mencionados anteriormente se imprimirán en forma automática al seleccionar la opción “Imprimir los formularios para presentar en CONICET”, y deberán ser firmadas por l as personas que se indique en cada caso.
Plan de Trabajo: Impreso mediante el procesador de textos utilizado para su
elaboración.
La constancia que corresponda al tipo de beca solicitado:
Becas Doctorales: Certificado analítico de la carrera de grado
Becas de Finalización de Doctorado: Certificado de Admisión en el
doctorado.

Becas Postdoctorales: Constancia de defensa y aprobación de la tesis doctoral. En caso de no haber defendido la tesis el preliminar solicitado deberá adjuntarse solamente en la solicitud electrónica.

Aclaración: todas las constancias enviadas de forma impresa deben coincidir con
aquellas adjuntadas de forma electrónica.

El material impreso que conforma la presentación deberá presentarse en una carpeta de
cartulina tamaño oficio de color:

Beca Interna Doctoral: NARANJA
Beca Interna de Finalización del Doctorado: CELESTE 
Beca Interna Postdoctoral: VERDE 
Beca Interna Cofinanciada (todas las categorías): AMARILLO
En el frente de la misma deberá pegarse la tapa que imprimirá automáticamente el sistema
e incluir el material indicado enumerando las hojas en forma correlativa.

El postulante deberá colocar sus iniciales en cada una de las hojas que componen la
presentación impresa y numerarlas correlativamente, comenzando por la primera hoja que
deberá llevar el número 1.

No se aceptarán solicitudes que contengan documentación adicional no solicitada.
No adjuntar constancias de cursos, congresos publicaciones, etc., en la
presentación impresa.

Se solicita NO ANILLAR las hojas ni colocarlas SUELTAS en la carpeta, o en folios. Las mismas deberán ser perforadas e introducidas en la carpeta utilizando broches (Tipo Nepaco o similar) plásticos. 

Toda la información oficial en la web de CONICET por acá.

martes, 26 de mayo de 2015

La indepedencia judicial no existe - La Izquierda Diario


Publicamos esta nota sobre el debate la posibilidad de "atacar" la independencia judicial en el debate sobre el caso del Juez Supremo Carlos Fayt. Salió en La Izquierda Diario, acá.  Gracias por abrir el espacio. La transcribimos. Seguimos y salud!

la lucha de los gauchos judiciales contra los alambrados mentales - Palermo 2014


--

La  independencia judicial no existe

Lucas Arrimada
Profesor Derecho UBA | @lucasarrimada

La sobre-actuada crisis institucional entorno a la salud de Carlos Fayt, el juez de la Corte Suprema de 97 años, reavivó esa vieja y rancia bandera republicana de “Independencia Judicial”.  

Las corporaciones económicas y políticas en la historia argentina han utilizado siempre al Poder Judicial aristocrático y a sus empleados de clase alta para convencer a la clase media de que las clases populares, los trabajadores y los pobres son culpables de todo.

Esa idea estructurada en un discurso impuesto a través de medios masivos de comunicación y reforzado con la justificación legal-judicial ha sido clave para establecer un sistema económico y político para pocos, a costa del trabajo y de la sangre de las mayorías.

Así se justifican en las democracias de Latinoamérica la represión sistemática, la criminalización de la protesta, la mano dura, la violencia institucional, la segregación educativa, las crisis económicas cíclicas, los circulares concursos y quiebras, la especulación financiera, los despedidos masivos, la flexibilidad laboral, la precarización laboral y la persecución ideológica en todas sus formas. La independencia judicial es simplemente ese velo institucional que oculta todo un entramado de poder con un proyecto político y económico parcial, un tablero ficticio bajo un tablero de violencia operativa, un discurso legitimante de un saqueo programado. Todo un caballo de Troya, un eslogan vacío pero reconfortante para impostar indignación, un lugar común tan anacrónico como imposible.

Bajo las históricas dictaduras, los jueces siempre fueron “indiferentes” e “independientes” de nuestros derechos y garantías y de la propia Constitución Nacional, cómplices de la tortura y la desaparición, del terror y de los planes económicos paralelos. En Democracia, los jueces han demostrado que pueden seguir siendo “independientes” de la propia Constitución y ser selectivos en el respeto de los derechos humanos básicos. Su trabajo no es menos brutal pero su especialidad es disfrazar la violencia en discurso, intentar sedar el dolor producto de la burocracia judicial.

Son otros tiempos, la selectividad republicana y la comunicación institucional pueden ayudar cosméticamente. Sin embargo, la independencia judicial es una excusa pobre, un escudo torpe, una máscara inútil para defender el carácter vitalicio de las magistraturas monárquicas, para proteger la institucionalidad aristocrática, para que haya endogamia en la familia judicial, para que el Poder Judicial siga con su segregación de clase o de género, para garantizar privilegios impositivos o para justificar las jubilaciones de privilegio que se niegan a los trabajadores jubilados, para que los poderosos tengan sus tensiones mediáticas y la impunidad garantizada sistémicamente, entre jueces serviciales y corrupción institucionalizada entre expedientes y carpetas de agencias amenazantes.

¿Cómo puede ser independiente un juez resultado de un proceso político de negociación previa entre partidos políticos? ¿Cómo consigue un juez ser independiente cuando necesita hacer lobby para que su candidatura sea elegida por políticos? ¿Son los jueces independientes de los medios, los grupos económicos y de las agencias de inteligencia con las que a veces trabajan secretamente? ¿Los jueces son independientes cuando tienen que competir por un ascenso? ¿Es independiente el presidente de la Corte Suprema al que se lo nombró presidente de la comisión de redacción del Código Civil? ¿Podrá ser independiente –siendo él codificador, sucesor de Vélez Sarsfield– si se pone en duda la Constitucionalidad de su Código?

Los jueces pueden ser muchas cosas, pero ni teórica ni fácticamente pueden ser independientes del sistema político que los designó en un proceso intensamente político y opaco. Sumemos a los actores predilectos del escenario político: las corporaciones religiosas, sociales, empresariales y mediáticas que golpearán sus puertas o que habrán permitido abrir su camino para el cargo. Justamente, los pocos y díscolos jueces “autónomos”, si llegan, son rápidamente disciplinados por la propia corporación judicial-política, por el establishment económico, o son entregados como “chivos expiatorios” para jugar el juego de la “ficción republicana”. Reconocer que los jueces son políticos y actúan estratégicamente en la arena política es una precondición para entender las decisiones judiciales y al Poder Judicial como actor con intereses propios en el sistema político.

En contraste al siempre defendido y ponderado Poder Judicial, siempre llamado “la Justicia” de forma no inocente, por los grupos de interés concentrado y las fuerzas corporativas del arco político y económico, las instituciones más “independientes” son la SIDE, las fuerzas de seguridad y el Sistema Penitenciario. Independencia nefasta y letal, sin duda. Esa independencia es producto de la capacidad de resistencia al cambio, la inercia política y al termidor producto de la victoria interna de Berni en el caso de las fuerzas de seguridad. El Poder Judicial parece que refuerza la “independencia” de esos tres poderes colaborando con la justificación legal posterior. Se “legitima” el poder con la tinta judicial. En la división institucional del trabajo, colabora dando la legitimidad legal a esos espacios de poder donde se tortura, reprime y subordina, donde el poder circula hacia la sociedad, esos espacios de poder sin control político ni democrático.

La independencia judicial, como la mano invisible del mercado, el periodismo objetivo, la neutralidad del derecho, la imparcialidad de los árbitros de fútbol, el capitalismo con rostro humano, entre otras mentiras y sinsentidos liberales, se puede encontrar junto a los hermosos unicornios azules.

La independencia judicial en un sistema político como el actual no existe ni puede existir. Reformulando a F. Scott Fitzgerald, el autor del ya clásico cuento “El curioso caso de Benjamin Fayt” (sic), pensar lo contrario sería equivalente a decir: “Déjeme contarle algo sobre los jueces. Los jueces son diferentes a usted y a mí”.

* El autor es profesor de “Estudios Críticos del Derecho” en la Facultad de Derecho (UBA) y edita www.antelaley.com 

lunes, 11 de mayo de 2015

Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition - U. Pretoria


el brillo que da aceptar el trágico azar - Tres Cerros 2013
Difundimos la convocatoria para seleccionar al equipo que representará a la Facultad de Derecho de la UBA en la Edición 2015 de la “Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition”. La competencia de juicio simulado está organizada por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Pretoria, Sudáfrica.

Sigamos y salud!

--

La Facultad de Derecho convoca a sus estudiantes de Abogacía interesados en integrar el equipo que representará a la Universidad de Buenos Aires en la próxima edición de la “Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition”, cuyas rondas internacionales se realizarán en diciembre de 2015 en Ginebra, Suiza, a participar del proceso de selección correspondiente.

Requisitos:

- Ser alumno regular de la Carrera de Abogacía de la Facultad de Derecho.
- Tener aprobadas las materias ‘Derechos Humanos y Garantías’ y ‘Elementos de Derecho Internacional Público’ para el mes de abril de 2015 (excluyente).
- Poseer buen manejo oral y escrito del idioma inglés.

Talleres: A los fines de brindar herramientas a los participantes para su mejor desempeño en la selección interna se brindaran talleres de capacitación los días:

4 de mayo de 18:30 a 20hs: Aula 1 de Extensión
7 de mayo de 18:30 a 20hs: Aula 8 de Extensión
11 de mayo de 18:30 a 20hs: Salón Verde
14 de mayo de 18:30 a 20hs: Aula 8 de Extensión

Inscripción y Participación: La inscripción será automática con la entrega de un memorial escrito (en inglés) sobre el caso hipotético de la competencia, el día 5 de junio de 2015 en la Dirección de Relaciones Internacionales e Institucionales (Planta Principal, de 9 a 20 hs.). Asimismo se solicitará la presentación de:

- Un curriculum vitae completo (en español).
- El certificado analítico de materias impreso recientemente del Centro de Consulta Personal del Sitio Web de la Facultad, firmado por el/la estudiante.

El día 15 de junio se realizarán las entrevistas con los inscriptos en horario que será oportunamente informado a quienes formalicen su inscripción, en la cual deberán proceder a la defensa legal de su caso (en inglés).

Más información acá y en internacionales@derecho.uba.ar | competenciasddhh@gmail.com .-

jueves, 16 de abril de 2015

Eduardo Galeano y la Constitución de Ecuador: La naturaleza no es muda


Como todos saben, hace unos días falleció el gran escritor uruguayo Eduardo Galeano. Muchos recordaremos sus libros como parte de nuestra adolescencia/juventud, como libros que nos vieron crecer y que después de un tiempo, aunque distantes, aunque nosotros también distintos, todavía nos merecen un especial cariño. Uno de esos libros, quizás el que más disfruté, fue "El Fútbol: A sol y sombras", poco conocido y, hasta hace poco, también difícil de conseguir. Lo recomendamos, obviamente, más allá de los clásicos y del especial "El libro de los abrazos" quizás uno de sus mejores libros. Ahora, dentro del rubro anécdotas legales/constitucionales, una que recordé obligadamente esta semana fue la que se vincula con esta nota/artículo, posteriormente publicada en Página 12, acá, escrita por Don Galeano en el trayecto final de la Convención Constituyente de Montecristi en Ecuador. Muchos afirman que fue tuvo un fuerte impacto y su lectura en la convención fue un momento muy especial que le confirió un impulso determinante a la Convención.

Es una anécdota que  debo, seguramente, a Marcos N.A, Juan M. o a Alonso F. en alguna de mis visitas a Quito. Queda en el tintero comprobar y comentar otras anécdotas que le dan un protagonimo a otro gran escritor en otro proceso constituyente de lo que podríamos llamar nuevo constitucionalismo latinoamericano. Por todo eso, se agradece y cumplimos con el deber de transmitirla y difundirla.

el diálogo entre los horizontes y la naturaleza - Quito 2014
La transcribimos. Salud!!

--

La naturaleza no es muda

Por Eduardo Galeano

El mundo pinta naturalezas muertas, sucumben los bosques naturales, se derriten los polos, el aire se hace irrespirable y el agua intomable, se plastifican las flores y la comida, y el cielo y la tierra se vuelven locos de remate.

Y mientras todo esto ocurre, un país latinoamericano, Ecuador, está discutiendo una nueva Constitución. Y en esa Constitución se abre la posibilidad de reconocer, por primera vez en la historia universal, los derechos de la naturaleza.

La naturaleza tiene mucho que decir, y ya va siendo hora de que nosotros, sus hijos, no sigamos haciéndonos los sordos. Y quizás hasta Dios escuche la llamada que suena desde este país andino, y agregue el undécimo mandamiento que se le había olvidado en las instrucciones que nos dio desde el monte Sinaí: “Amarás a la naturaleza, de la que formas parte”.

- Un objeto que quiere ser sujeto

Durante miles de años, casi toda la gente tuvo el derecho de no tener derechos.

En los hechos, no son pocos los que siguen sin derechos, pero al menos se reconoce, ahora, el derecho de tenerlos; y eso es bastante más que un gesto de caridad de los amos del mundo para consuelo de sus siervos.

¿Y la naturaleza? En cierto modo, se podría decir, los derechos humanos abarcan a la naturaleza, porque ella no es una tarjeta postal para ser mirada desde afuera; pero bien sabe la naturaleza que hasta las mejores leyes humanas la tratan como objeto de propiedad, y nunca como sujeto de derecho.

Reducida a mera fuente de recursos naturales y buenos negocios, ella puede ser legalmente malherida, y hasta exterminada, sin que se escuchen sus quejas y sin que las normas jurídicas impidan la impunidad de sus criminales. A lo sumo, en el mejor de los casos, son las víctimas humanas quienes pueden exigir una indemnización más o menos simbólica, y eso siempre después de que el daño se ha hecho, pero las leyes no evitan ni detienen los atentados contra la tierra, el agua o el aire.

Suena raro, ¿no? Esto de que la naturaleza tenga derechos... Una locura. ¡Como si la naturaleza fuera persona! En cambio, suena de lo más normal que las grandes empresas de los Estados Unidos disfruten de derechos humanos. En 1886, la Suprema Corte de los Estados Unidos, modelo de la justicia universal, extendió los derechos humanos a las corporaciones privadas. La ley les reconoció los mismos derechos que a las personas, derecho a la vida, a la libre expresión, a la privacidad y a todo lo demás, como si las empresas respiraran. Más de ciento veinte años han pasado y así sigue siendo. A nadie le llama la atención.

- Gritos y susurros

Nada tiene de raro, ni de anormal, el proyecto que quiere incorporar los derechos de la naturaleza a la nueva Constitución de Ecuador.

Este país ha sufrido numerosas devastaciones a lo largo de su historia. Por citar un solo ejemplo, durante más de un cuarto de siglo, hasta 1992, la empresa petrolera Texaco vomitó impunemente dieciocho mil millones de galones de veneno sobre tierras, ríos y gentes. Una vez cumplida esta obra de beneficencia en la Amazonia ecuatoriana, la empresa nacida en Texas celebró matrimonio con la Standard Oil. Para entonces, la Standard Oil de Rockefeller había pasado a llamarse Chevron y estaba dirigida por Condoleezza Rice. Después un oleoducto trasladó a Condoleezza hasta la Casa Blanca, mientras la familia Chevron-Texaco continuaba contaminando el mundo.

Pero las heridas abiertas en el cuerpo de Ecuador por la Texaco y otras empresas no son la única fuente de inspiración de esta gran novedad jurídica que se intenta llevar adelante. Además, y no es lo de menos, la reivindicación de la naturaleza forma parte de un proceso de recuperación de las más antiguas tradiciones de Ecuador y de América toda. Se propone que el Estado reconozca y garantice el derecho a mantener y regenerar los ciclos vitales naturales, y no es por casualidad que la asamblea constituyente ha empezado por identificar sus objetivos de renacimiento nacional con el ideal de vida del “sumak kausai”. Eso significa, en lengua quichua, vida armoniosa: armonía entre nosotros y armonía con la naturaleza, que nos engendra, nos alimenta y nos abriga y que tiene vida propia, y valores propios, más allá de nosotros.

Esas tradiciones siguen milagrosamente vivas, a pesar de la pesada herencia del racismo que en Ecuador, como en toda América, continúa mutilando la realidad y la memoria. Y no son sólo el patrimonio de su numerosa población indígena, que supo perpetuarlas a lo largo de cinco siglos de prohibición y desprecio. Pertenecen a todo el país, y al mundo entero, estas voces del pasado que ayudan a adivinar otro futuro posible.

Desde que la espada y la cruz desembarcaron en tierras americanas, la conquista europea castigó la adoración de la naturaleza, que era pecado de idolatría, con penas de azote, horca o fuego. La comunión entre la naturaleza y la gente, costumbre pagana, fue abolida en nombre de Dios y después en nombre de la Civilización. En toda América, y en el mundo, seguimos pagando las consecuencias de ese divorcio obligatorio.-

lunes, 13 de abril de 2015

Inconstitucionalidad por omisión en la Corte Constitucional de Colombia


El colega y amigo Hernel Perea Bonilla, nos vistia en la UBA el lunes próximo. Sin duda, podremos conversar de inconstitucionalidades, interpretación, omisiones y -especialmente- de la particular coyuntura político-institucional de la Corte Constitucional. Seguro que Hernel, tiene una interesante perspectiva sobre el tema, sobre todo para nosotros que estamos lejos y nos falta textos y contextos. Más información, acá. Bienvenido e invitados quedan! 
Salud!
--
Lunes 20 de abril de 2015 a las 18.30 hs. en el Aula 19, Facultad de Derecho (UBA)

Expositor: 
Profesor Hernel Perea Bonilla 

Universidad de Santiago de Cali; Máster en Teoría y Análisis del Derecho [Univ. De París X – Nanterre]) 

Auspicia: 
Departamento de Derecho Público. 

Entrada libre y gratuita, se entregarán certificados de asistencia. Informes e inscripción: Departamento de Derecho Público I Tel.: 4809-5615 E-mail: dpublico@derecho.uba.ar

miércoles, 8 de abril de 2015

Democracia, derechos y gobierno: Lo que viene



tangos alegres y silencio de paredón  - Baires 2013
Nos invitaron a formar parte de este gran panel junto a Graciana Peñafort, Mariano Massaro y Raúl Calamante. Allí estaremos a pesar de todo, en tiempos bien complejos y si todo va bien. Sin duda, vamos a hacer un poco de sano ruido, marcar grandes acuerdos y algunos claros desacuerdos. 

Obvias y sentidas gracias por la invitación a la CTA Necochea y a la gente amiga de la Asociación de Judiciales de la Prov. de Buenos Aires. Salud! 

 -- 

El Viernes 24 de Abril se desarrollará en Necochea la I Jornada "Nuevos Derechos: debates en torno a la etapa que viene". Desde la CTA Necochea convocamos a toda la comunidad en general a esta jornada de debate a realizarse en el S.U.M. del Instituto de Formación Docente Nº 31 en Av. Jesuita Cardiel N° 2130 a las 19:30 hs. 

Se contará con la presencia de la Dra. Graciana Peñafort, miembro del equipo de redacción de la Ley de Medios de la Democracia y Directora General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Defensa de la Nación; del Prof. Lucas Arrimada, Profesor e Investigador de la UBA y especialista en Derecho Constitucional; asimismo estará presente el Secretario Adjunto de la CTA Provincia de Buenos Aires, Raúl Calamante y el Secretario General de la AJB Quilmes y miembro de la CTA provincia de Bs. As. Mariano Massaro. Los que disertarán sobre los siguiente ejes temáticos: 

-Los Medios y la Democracia - Graciana Peñafort

-La política de la justicia - Lucas Arrimada 

 -Corporaciones Vs. Poder político - Mariano Massaro 

 -Coyuntura del Movimiento Obrero y desafíos para el futuro - Raúl Calamante 

Convoca y organiza CTA Necochea

miércoles, 1 de abril de 2015

Curso de Posgrado/Doctorado UBA: Marx y Foucault, Rajland y Benente


Recomendamos este gran curso de Doctorado que dictan Beatriz Rajland y Mauro Benente, ambos colegas que nos invitaran a sus clases de grado y posgrado a discutir ideas sobre constitucionalismo latinoamericano, democracia y teoría del derecho siempre con una predisposición al diálogo y al disenso razonable e interesante. Para no perdérselo.


De nada. Salud!

martes, 24 de marzo de 2015

Cultura democrática y relatos del pasado reciente: 24 de Marzo Memoria, Verdad y Justicia


justicia, verdad y memoria, en la calle los ejemplos encontrarás - Baires 2010
Escribí estas líneas hace cuatro/cinco años ya, en P12 acá, cuando cobró particular intensidad lo que era una clásica lucha interna por las ocupaciones de espacios en la Marcha por la Memoria, Verdad y Justicia del 24 de Marzo y aplicable en otros espacios políticos, sociales, institucionales, etc. Quizás ayude a entender y deluir lo nocivo de ciertas prácticas y discusiones que previsiblemente vamos a escuchar y tener por estos días. Hay muchas cosas que escribiría de otra forma, marcando contradicciones positivas, tensiones tal vez irresolubles, mamarrachos imperdonables, pero lo dejamos para otro día o para otra vía. Salud y -por supuesto- Nunca Más!!

Cultura democrática y relatos del pasado reciente

La marcha de cada 24 de marzo es, por excelencia, un espacio cultural inclusivo con extraordinaria presencia en la sociedad y con gran importancia para la democracia. Fuerte pero pacífico, multipartidario e inclusivo, pluriclasista y diverso, está generado por una práctica social única, sin igual en la experiencia comparada de posdictaduras e imposible de reproducir deliberadamente. En efecto, la marcha se construyó como espacio con una acción social sostenida por más de tres décadas. En ella se encuentran desde las pioneras agrupaciones de derechos humanos, los operadores judiciales de los reclamos de justicia y verdad junto a movimientos sociales más radicalizados, diversas agrupaciones políticas y sindicales. Ese espacio permite varias prácticas superpuestas, nunca contradictorias: la defensa de la democracia, la construcción de la memoria, los reclamos por la expansión y efectividad de derechos relegados, la presencia de movimientos sociales diversos circunstancialmente convergentes en pedidos de justicia social e histórica, todos reclamando por una mejor democracia a través de la acción de ganar las calles y aglutinarse en la Plaza de Mayo, símbolo geopolítico de la historia social argentina.

La marcha es, también, un espacio de debate, de construcción dialógica, entrecruzada, de la memoria y de la democracia. La movilización social, tanto de la sociedad autoconvocada, de actores sociales y de amplios movimientos sociales y políticos, conforma una herramienta, de las más efectivas y duraderas, para construir memoria, defender culturalmente la democracia y fortalecer el compromiso social por los derechos humanos. A la vez que un espacio de debate democrático en donde los relatos se mantienen en circulación y en pugna, ese espacio critica a la democracia a través del ejercicio de una práctica democrática que, en lugar de debilitarla, la refuerza; le exige más y mejor democracia a la democracia existente y así la fortalece como principio. El amplísimo y complejo espectro del movimiento de derechos humanos, con todas sus diferencias internas y externas, legitima la práctica social de la memoria, demuestra un consenso mínimo pero fundamental y aun así puede expresar sus matices y bemoles. A más inclusiva sea como acción cultural, más legítima y más arraigada será su presencia en la opinión pública y generará mayor conciencia colectiva. Justamente, ése puede ser uno de sus desafíos.

Por eso mismo, llama la atención que partidos y sectores emblemáticos de la democracia institucional, más allá de sus diferencias coyunturales, no se hagan presentes con mayor determinación en un evento cultural como la marcha de la memoria. Los reclamos de justicia no son (o nunca deberían ser o parecer) una bandera excluyente sino incluyente. Lo más incluyente posible. Política y legalmente, los derechos humanos son un compromiso constitucional de todos los partidos y de toda la sociedad. Si bien la presencia de ciertos sectores podría generar una fricción, con esperables chispas, al menos cabe pensar que las nuevas generaciones de los viejos y nuevos partidos (como la UCR, el ARI, la Coalición Cívica y el PRO) podrían estar presentes enfrentando esos roces e instalando desde la base un nuevo compromiso dentro de su estructura y presionando a sus líderes partidarios, posiblemente renuentes. Esta ausencia en un acto cultural por la memoria y por los derechos humanos empobrece al sistema político y pone en duda un compromiso que, al menos históricamente, los partidos políticos tuvieron con la construcción política de derechos –políticos o laborales, por ejemplo– a través de la movilización social y el cambio cultural.

Como herramienta social, como forma de construir y proteger derechos, difundir relatos y reclamos, debe ser separada de los usos instrumentales y circunstanciados que en cualquier momento un sector intente darle. Un acto de la magnitud y de la pluralidad de la marcha de los 24 de marzo no puede ser materialmente usado, conducido, para el exclusivo beneficio de nadie. Pueden intentarlo, pueden hacerse presentes pujas por la cámara, se puede ganar un micrófono, pero no la movilización, ni siquiera a las mayorías. La movilización, la gente que voluntariamente gana la calle, sabe, presencia y disiente, observa y piensa sobre lo que vive. Se puede intentar capitalizar este guiño o aquél, pero al acto se concurre con disenso y consenso simultáneamente. Con el disenso democrático (incluso, de los más radicalizados) de un concurrente arquetípico usualmente exigente con el estado de cosas en el País pero con un consenso unánime – demostrado por el acto de presencia– en la práctica de construir memoria, proteger la democracia y los derechos humanos, reclamar justicia e identificar el mal absoluto del terrorismo de Estado, criticar las versiones modernas de banalidad del mal y reforzar los consensos sociales contra las injusticias de ayer y hoy. 

Aquellos que confían principalmente en la vía judicial para reclamar justicia y construir memoria colectiva usualmente sobreestiman las capacidades -y en muchos lamentables casos, los compromisos- de los jueces para lidiar con el pasado, la verdad histórica y las violaciones sistemáticas de derechos humanos, pero quizá también subestimen la capacidad de la acción cultural y de la educación popular –tanto formal e informal– a través de las prácticas sociales constitutivas de una nueva conciencia moral sobre el pasado, para generar genuinos aprendizajes y herramientas colectivas para transformar el presente y proyectar el futuro. 

 * Profesor de Derecho Constitucional (UBA-Conicet).

jueves, 19 de marzo de 2015

¿La mano invisible del mercado? Albert Einstein, Piketty y la crítica al capitalismo


Producto de la visita de Thomas Piketty a la Argentina hace ya varias semanas (acá en LN, acá en Perfil y acá en Huffingtong Post) como parte de su tour mundial que promociona su exitoso bestseller y de varias de sus entrevistas que andan rondando por la web, recordé este viejo y famoso -y hoy olvidado- artículo de Albert Einstein. Lo que dice Piketty, con una cosmética renovada y su innegable éxito editorial, especialmente cuando habla de Marx y su "El Capital", no es muy diferente del sentido común que hacía que muchos intelectuales, profesores, escritores, etc. del Siglo XX sean, en principio, socialistas y/o anarco-socialistas. Para expresarlo de otra forma, siempre me resultó sorprendente lo unánime de las intuiciones anticapitalistas de la mayoría de los intelectuales y profesores universitarios. Quizás eso se ha morigerado hacia fines del Siglo XX y en los comienzos del Siglo XXI, pero las razones detrás de esas intuiciones no desaparecieron. Basta leer el artículo de Einstein para ver su vigencia en varios aspectos centrales.

cartografías del capitalismo global - París 2014
Ahora, podríamos titular las ideas de Einstein como socialdemocrátas o a favor de un Estado de bienestar fuerte también sin tener que llamarlo socialista. Eso es, en principio, cierto. Sin embargo,  mucho cambió desde 1949 cuando Einstein publicó el artículo en cuestión. Lamentablemente, también es cierto que mucho no cambió. Por eso Piketty puede ser un éxito refritando/actualizando/repensando las ideas de Marx y otros pensadores con algunas buenas ideas propias desde la academia francesa. Justamente por todo eso, Einstein sigue siendo un gran pensador más allá de las fronteras de su disciplina y de las  modas pasajeras.

- ¿Por qué el socialismo? 

Por Albert Einstein 

¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que sí.

Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no hay diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía es difícil por que la observación de fenómenos económicos es afectada a menudo por muchos factores que son difícilmente evaluables por separado. Además, la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana --como es bien sabido-- ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, la mayoría de los grandes estados de la historia debieron su existencia a la conquista. Los pueblos conquistadores se establecieron, legal y económicamente, como la clase privilegiada del país conquistado. Se aseguraron para sí mismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaron un sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con el control de la educación, hicieron de la división de la sociedad en clases una institución permanente y crearon un sistema de valores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en gran medida de forma inconsciente, dirigida en su comportamiento social.

Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; en ninguna parte hemos superado realmente lo que Thorstein Veblen llamó "la fase depredadora" del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa fase e incluso las leyes que podemos derivar de ellos no son aplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.

En segundo lugar, el socialismo está guiado hacia un fin ético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer fines e, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la ciencia puede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Pero los fines por si mismos son concebidos por personas con altos ideales éticos y --si estos fines no son endebles, sino vitales y vigorosos-- son adoptados y llevados adelante por muchos seres humanos quienes, de forma semi-inconsciente, determinan la evolución lenta de la sociedad.

Por estas razones, no debemos sobrestimar la ciencia y los métodos científicos cuando se trata de problemas humanos; y no debemos asumir que los expertos son los únicos que tienen derecho a expresarse en las cuestiones que afectan a la organización de la sociedad. Muchas voces han afirmado desde hace tiempo que la sociedad humana está pasando por una crisis, que su estabilidad ha sido gravemente dañada. Es característico de tal situación que los individuos se sienten indiferentes o incluso hostiles hacia el grupo, pequeño o grande, al que pertenecen. Como ilustración, déjenme recordar aquí una experiencia personal. Discutí recientemente con un hombre inteligente y bien dispuesto la amenaza de otra guerra, que en mi opinión pondría en peligro seriamente la existencia de la humanidad, y subrayé que solamente una organización supranacional ofrecería protección frente a ese peligro. Frente a eso mi visitante, muy calmado y tranquilo, me dijo: "¿porqué se opone usted tan profundamente a la desaparición de la raza humana?"

Estoy seguro que hace tan sólo un siglo nadie habría hecho tan ligeramente una declaración de esta clase. Es la declaración de un hombre que se ha esforzado inútilmente en lograr un equilibrio interior y que tiene más o menos perdida la esperanza de conseguirlo. Es la expresión de la soledad dolorosa y del aislamiento que mucha gente está sufriendo en la actualidad. ¿Cuál es la causa? ¿Hay una salida?

Es fácil plantear estas preguntas, pero difícil contestarlas con seguridad. Debo intentarlo, sin embargo, lo mejor que pueda, aunque soy muy consciente del hecho de que nuestros sentimientos y esfuerzos son a menudo contradictorios y obscuros y que no pueden expresarse en fórmulas fáciles y simples.

El hombre es, a la vez, un ser solitario y un ser social. Como ser solitario, procura proteger su propia existencia y la de los que estén más cercanos a él, para satisfacer sus deseos personales, y para desarrollar sus capacidades naturales. Como ser social, intenta ganar el reconocimiento y el afecto de sus compañeros humanos, para compartir sus placeres, para confortarlos en sus dolores, y para mejorar sus condiciones de vida. Solamente la existencia de éstos diferentes, y frecuentemente contradictorios objetivos por el carácter especial del hombre, y su combinación específica determina el grado con el cual un individuo puede alcanzar un equilibrio interno y puede contribuir al bienestar de la sociedad. Es muy posible que la fuerza relativa de estas dos pulsiones esté, en lo fundamental, fijada hereditariamente. Pero la personalidad que finalmente emerge está determinada en gran parte por el ambiente en el cual un hombre se encuentra durante su desarrollo, por la estructura de la sociedad en la que crece, por la tradición de esa sociedad, y por su valoración de los tipos particulares de comportamiento. El concepto abstracto "sociedad" significa para el ser humano individual la suma total de sus relaciones directas e indirectas con sus contemporáneos y con todas las personas de generaciones anteriores. El individuo puede pensar, sentirse, esforzarse, y trabajar por si mismo; pero él depende tanto de la sociedad -en su existencia física, intelectual, y emocional- que es imposible concebirlo, o entenderlo, fuera del marco de la sociedad. Es la "sociedad" la que provee al hombre de alimento, hogar, herramientas de trabajo, lenguaje, formas de pensamiento, y la mayoría del contenido de su pensamiento; su vida es posible por el trabajo y las realizaciones de los muchos millones en el pasado y en el presente que se ocultan detrás de la pequeña palabra "sociedad".

Es evidente, por lo tanto, que la dependencia del individuo de la sociedad es un hecho que no puede ser suprimido -- exactamente como en el caso de las hormigas y de las abejas. Sin embargo, mientras que la vida de las hormigas y de las abejas está fijada con rigidez en el más pequeño detalle, los instintos hereditarios, el patrón social y las correlaciones de los seres humanos son muy susceptibles de cambio. La memoria, la capacidad de hacer combinaciones, el regalo de la comunicación oral ha hecho posible progresos entre los seres humanos que son dictados por necesidades biológicas. Tales progresos se manifiestan en tradiciones, instituciones, y organizaciones; en la literatura; en las realizaciones científicas e ingenieriles; en las obras de arte. Esto explica que, en cierto sentido, el hombre puede influir en su vida y que puede jugar un papel en este proceso el pensamiento consciente y los deseos.

El hombre adquiere en el nacimiento, de forma hereditaria, una constitución biológica que debemos considerar fija e inalterable, incluyendo los impulsos naturales que son característicos de la especie humana. Además, durante su vida, adquiere una constitución cultural que adopta de la sociedad con la comunicación y a través de muchas otras clases de influencia. Es esta constitución cultural la que, con el paso del tiempo, puede cambiar y la que determina en un grado muy importante la relación entre el individuo y la sociedad como la antropología moderna nos ha enseñado, con la investigación comparativa de las llamadas culturas primitivas, que el comportamiento social de seres humanos puede diferenciar grandemente, dependiendo de patrones culturales que prevalecen y de los tipos de organización que predominan en la sociedad. Es en esto en lo que los que se están esforzando en mejorar la suerte del hombre pueden basar sus esperanzas: los seres humanos no están condenados, por su constitución biológica, a aniquilarse o a estar a la merced de un destino cruel, infligido por ellos mismos.

Si nos preguntamos cómo la estructura de la sociedad y de la actitud cultural del hombre deben ser cambiadas para hacer la vida humana tan satisfactoria como sea posible, debemos ser constantemente conscientes del hecho de que hay ciertas condiciones que no podemos modificar. Como mencioné antes, la naturaleza biológica del hombre es, para todos los efectos prácticos, inmodificable. Además, los progresos tecnológicos y demográficos de los últimos siglos han creado condiciones que están aquí para quedarse. En poblaciones relativamente densas asentadas con bienes que son imprescindibles para su existencia continuada, una división del trabajo extrema y un aparato altamente productivo son absolutamente necesarios. Los tiempos -- que, mirando hacia atrás, parecen tan idílicos -- en los que individuos o grupos relativamente pequeños podían ser totalmente autosuficientes se han ido para siempre. Es sólo una leve exageración decir que la humanidad ahora constituye incluso una comunidad planetaria de producción y consumo.

Ahora he alcanzado el punto donde puedo indicar brevemente lo que para mí constituye la esencia de la crisis de nuestro tiempo. Se refiere a la relación del individuo con la sociedad. El individuo es más consciente que nunca de su dependencia de sociedad. Pero él no ve la dependencia como un hecho positivo, como un lazo orgánico, como una fuerza protectora, sino como algo que amenaza sus derechos naturales, o incluso su existencia económica. Por otra parte, su posición en la sociedad es tal que sus pulsiones egoístas se están acentuando constantemente, mientras que sus pulsiones sociales, que son por naturaleza más débiles, se deterioran progresivamente. Todos los seres humanos, cualquiera que sea su posición en la sociedad, están sufriendo este proceso de deterioro. Los presos a sabiendas de su propio egoísmo, se sienten inseguros, solos, y privados del disfrute ingenuo, simple, y sencillo de la vida. El hombre sólo puede encontrar sentido a su vida, corta y arriesgada como es, dedicándose a la sociedad.

La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal. Vemos ante nosotros a una comunidad enorme de productores que se están esforzando incesantemente privándose de los frutos de su trabajo colectivo -- no por la fuerza, sino en general en conformidad fiel con reglas legalmente establecidas. A este respecto, es importante señalar que los medios de producción --es decir, la capacidad productiva entera que es necesaria para producir bienes de consumo tanto como capital adicional-- puede legalmente ser, y en su mayor parte es, propiedad privada de particulares.

En aras de la simplicidad, en la discusión que sigue llamaré "trabajadores" a todos los que no compartan la propiedad de los medios de producción -- aunque esto no corresponda al uso habitual del término. Los propietarios de los medios de producción están en posición de comprar la fuerza de trabajo del trabajador. Usando los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial en este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado, ambos medidos en valor real. En cuanto que el contrato de trabajo es "libre", lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda de los capitalistas de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. Es importante entender que incluso en teoría el salario del trabajador no está determinado por el valor de su producto.

El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así porque los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.

La situación que prevalece en una economía basada en la propiedad privada del capital está así caracterizada en lo principal: primero, los medios de la producción (capital) son poseídos de forma privada y los propietarios disponen de ellos como lo consideran oportuno; en segundo lugar, el contrato de trabajo es libre. Por supuesto, no existe una sociedad capitalista pura en este sentido. En particular, debe notarse que los trabajadores, a través de luchas políticas largas y amargas, han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada de "contrato de trabajo libre" para ciertas categorías de trabajadores. Pero tomada en su conjunto, la economía actual no se diferencia mucho de capitalismo "puro". La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un "ejército de parados". El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. Desde que parados y trabajadores mal pagados no proporcionan un mercado rentable, la producción de los bienes de consumo está restringida, y la consecuencia es una gran privación. El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas. La competencia ilimitada conduce a un desperdicio enorme de trabajo, y a ése amputar la conciencia social de los individuos que mencioné antes.

Considero esta mutilación de los individuos el peor mal del capitalismo. Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal. Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura.

Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo a realizar entre todos los capacitados para trabajar y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para sus compañeros-hombres en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual.

Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada puede estar acompañada de la completa esclavitud del individuo. La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?

--
Primera Edición: En Monthly Review, Nueva York, mayo de 1949.
Marxists Internet Archive, 2000.

Nexos

Nexos