miércoles, 20 de julio de 2016

La Corte Suprema debe llamar a una audiencia pública sobre el tarifazo - Perfil


Salió nota que escribimos la semana pasada en el contexto del cacerolazo por el tarifazo. Nos concentramos en comentar las cuatro reuniones secretas entre la Corte y el Ejecutivo, comentadas por Santiago Fioriti en Clarín acá, para señalar las contradicciones entre la idea de transparencia e igualdad ante la ley que son básicas desde que los tiempos son tiempos. No hay que llegar tan lejos de mentir descaradamente vinculando democracia deliberativa y Corte Suprema. Los jueces se hacen los deliberativos por razones estratégicas de la misma forma que los políticos, académicos, periodistas adoptan posturas por razones estratégicas, rara vez por tener un compromiso real con valores y con su práctica. Los acción pública con arreglo a valores publicitados con fines estratégicos abren puertas diría Max Weber. Una vez que están adentro de ciertos espacios, son descartados. Los valores y principios son instrumentos accesorios, ni datos duros ni prácticas. Evaluar prácticas sobre discursos, resultados sobre intenciones es algo que en el día a día nos debemos.

algunos quieren el bronce, otros la plata - San Telmo 2011

La publicamos en Perfil, acá. Salud!

--

La Corte Suprema debe llamar a una audiencia pública sobre el Tarifazo

Los eventos permitirán analizar las razones del gobierno y los reparos de los consumidores afectados mediante un debate colectivo y argumentado.

1. Más audiencias públicas, menos reuniones secretas: El caso sobre el polémico "Tarifazo" llegó hace unos días a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El máximo tribunal, ya en su nueva composición, tendrá la oportunidad de decidir -después de la feria judicial- sobre las subas de hasta un 400 por ciento del servicio público de Gas.
La semana pasada, hubo reuniones entre Macri y el Presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti. Los encuentros entre ambos pueden recordar los diálogos telefónicos o reuniones entre miembros del Gobierno anterior con el propio Lorenzetti, como denunciara en su momento Elisa Carrió. Tras esos contactos, el máximo tribunal logró retener la administración de todo el presupuesto del Poder Judicial, según acusó la legisladora de la Coalición Cívica Paula Oliveto Lago; en contra de lo que manda la Constitución Nacional (CN Art 114 inciso 3), que confiere esa facultad al Consejo de la Magistratura.
Para aquellos que piensan en el Poder Judicial puede ser "Independiente" (sic) es imposible ver la práctica de mantener reuniones secretas como una forma de respetar la "imparcialidad" del Presidente de la Corte frente al conflicto entre el Gobierno y los consumidores de servicios públicos. La igualdad ante la ley está en juego en esas prácticas. Varias garantías y principios del debido proceso se violan cuando en un juicio escrito, bilateral, contradictorio y público, existen reuniones secretas entre una de las partes (el gobierno) y uno de los jueces que decidirán ese caso.
Las reuniones secretas, las visitas de operadores y contactos telefónicos -o por Whatsapp- entre jueces, abogados, empresarios y políticos son muy comunes en la vida judicial y política. Sin embargo, hay varios problemas éticos e institucionales, de política democrática, especialmente para aquellos que se suelen identificar como republicanos y respetuosos de la "independencia judicial". Las reuniones secretas son todo lo contrario a la república democrática y a la transparencia. La falta de transparencia y las prácticas ocultas y opacas caracterizan al Poder Judicial.
En contraste, la Justicia y la democracia como valor político tienen que ver con un diálogo más inclusivo. En el caso del "Tarifazo", una decisión más justa podría surgir de un proceso en el que haya más audiencias públicas con todas las voces, especialmente con las voces de los consumidores, opositores y afectados más vulnerables, y menos reuniones secretas a espalda del pueblo.
2. La audiencia pública y la decisión de la Corte: Las audiencias públicas y la participación de los amicus curiae (amigos del tribunal) en la Corte fueron una de las prácticas innovadoras que permitieron generar algunas, pocas pero buenas, discusiones públicas. Bien estructurada y aprovechada inteligentemente es una instancia que enriquece el debate y aumenta la calidad democrática. Es un espacio público, más transparente y apropiado para el diálogo razonado. Todo lo contrario a una reunión secreta propia del lobby o negocios privados. Las audiencias producen argumentación pública y razones para las políticas públicas previas a que la Corte decida.
La Corte podrá tomar las razones del resultado de la deliberación pública, o decidir estratégicamente de acuerdo a lo que le convenga a sí misma, y a sus miembros. Sin embargo, lo más importante -con las instituciones imperfectas que tenemos- es darle al debate público las mejores razones para fundamentar o criticar la decisión del gobierno, o invitar a repensarla en términos globales o específicas. En este contexto, las medidas justificadas por el Gobierno y su equipo, llevarían al Ministro Juan José Aranguren a fundamentarlas públicamente y, a todos los críticos interesados en la revisión de dichas medidas, a dar las razones para cambiarlas frente a la opinión pública.
La audiencia pública es una buena instancia para discutir entre todos/as y dar razones sobre una medida que, en muchos casos, parece haber sido tomada sin medir las consecuencias directas sobre los sectores más vulnerables, las clases medias y las pequeñas empresas familiares, en definitiva, decisiones tomadas con insensibilidad social evidente y sin proyectar las daños que causan en una economía que debe salir de la recesión. 

(*) Profesor de "Derecho Constitucional" y "Estudios Críticos del Derecho" en la UBA y editor de www.antelaley.com | Twitter: @lucasarrimada

jueves, 14 de julio de 2016

Convocatoria "Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition" - UBA


derechos humanos matters - Brooklyn 2016
Difundimos la convocatoria para la competencia de derechos humanos Nelson Mandela. Salud!

Convocatoria para seleccionar al equipo que representará a la UBA en la Edición 2017 de la “Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition”

La Facultad de Derecho convoca a sus estudiantes de Abogacía interesados en integrar el equipo que representará a la Universidad de Buenos Aires en la próxima edición de la “Nelson Mandela World Human Rights Moot Court Competition”, organizada por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica), cuyas rondas internacionales se realizarán en julio de 2017 en Ginebra, Suiza, a participar del proceso de selección correspondiente.

Requisitos:

Ser alumno/a regular de la Carrera de Abogacía de la Facultad de Derecho.
Tener aprobadas las materias ‘Derechos Humanos y Garantías’ y ‘Elementos de Derecho Internacional Público’ para el mes de diciembre de 2016 (excluyente).
Poseer buen manejo oral y escrito del idioma inglés.
Reuniones Informativas:

A todos/as aquellos/as interesados/as que cumplan con los requisitos mencionados, se los invita a alguna de las reuniones informativas previstas, que se dictarán en conjunto con las del Concurso Interamericano de Derechos Humanos:

Jueves 18 de agosto – 18:30 hs. – Aula 1 de Extensión.
Viernes 19 de agosto – 18:30 hs. – Aula 1 de Extensión.
Martes 23 de agosto – 11:30 hs. – Aula 1 de Extensión.
Miércoles 24 de agosto – 17 hs. – Aula 1 de Extensión.
Jueves 25 de agosto – 11:30 hs. – Aula 1 de Extensión.
Lunes 29 de agosto – 20:00 hs. – Aula 217.

Pre-inscripción: podrán pre-inscribirse para recibir información y efectuar consultas enviando un e-mail a competenciasddhh@gmail.com.

Taller preparatorio: Se llevará a cabo un taller de formación –no obligatorio, pero recomendado– que tendrá lugar los días 31/8, 7/9 y 14/9,en conjunto con los del Concurso Interamericano de Derechos Humanos. Allí se estudiarán temas básicos de derechos humanos y se analizarán herramientas para la redacción de memoriales escritos y la preparación de un alegato oral ante un tribunal.

Inscripción y Participación: la inscripción será automática con la entrega de un memorial, en ingles, sobre uno de los temas de un caso hipotético a fines de noviembre de este año en la Dirección de Relaciones Internacionales (Planta Principal, dentro de Bedelía de Grado). El caso hipotético será enviado oportunamente vía e-mail y/o podrá ser solicitado en la Dirección de Relaciones Internacionales. Asimismo se solicitará la presentación de:

- Un curriculum vitae completo (en español).
- El certificado analítico de materias impreso recientemente del Centro de Consulta Personal del Sitio Web de la Facultad, firmado por el/la estudiante.

Posteriormente, se realizarán entrevistas con los/as inscriptos/as en un día y horario que será oportunamente informado a quienes formalicen su inscripción, en la cual deberán proceder a la defensa legal de su caso (en inglés).

Información adicional: Los interesados/as pueden obtener mayor información contactándose con la Dirección de Relaciones Internacionales. 

Planta Principal, Tel.: 4809-5698, correo electrónico internacionales@derecho.uba.ar o bien a competenciasddhh@gmail.com.

martes, 12 de julio de 2016

El futuro de la Corte Suprema y del Poder Judicial - El Economista


Respondí algunas preguntas sobre el futuro de la Corte Suprema y del Poder Judicial en el nuevo gobierno. Comenté aspectos clásicos y algunos que suelen pasar desapercibidos. Por ejemplo, pensar las cuestiones estructurales, si quieren fácticas o materiales, más allá de las reformas legales y promesas distantes en la letra de la ley. Pensar espacios físicos y prácticas concretas, más allá de las leyes y discursos retóricos del porvenir judicial. Principalmente, me interesa la cuestión de los presupuestos judiciales pensados eficientemente. Edificios enteros alquilados son una muestra de la debilidad inherente del poder judicial y, sobre todo, un desperdicio de recursos increíble en un contexto de restricción económica. Quizás sea un señal de algo más. Por lo menos son una muestra de una debilidad estructural y de falta de recursos básicos.

los horizontes como instituciones sociales perfectas - Buenos Aires 2016

Transcribimos las respuestas. Gracias Néstor y el equipo de El Economista por la invitación.  La nota acá. Salud!

--

“Sería un gran avance que, en su nueva composición, la Corte vuelva ser una institución que hable por sus fallos”. El que esto dice es Lucas Arrimada, profesor de derecho constitucional de la UBA, quien sostiene que el tribunal es poco representativa de la complejidad actual de la Argentina. Además señala que, a partir de la incorporación ya concretada de Horacio Rosatti y por concretarse de Carlos Rosenkrantz, la Corte debe reducir el carácter personalista de la presidencia de la Corte, a cargo de Ricardo Lorenzetti.
Lucas Arrimada, Profesor de derecho constitucional de la UBA. En esta entrevista con El Economista, Arrimada también se refiere a los proyectos para modificar el número de integrantes del tribunal. “La amplicación puede ser una pésima idea si se hace para licuar el poder de la Corte y reducir su incidencia institucional. La ampliación puede ser una excelente idea si vamos hacia un modelo de Corte moderna y más  ámplia que sea sensible a los tiempos actuales, a los cambios en la sociedad”, sostiene.

¿Qué caracterización hace de la nueva conformación de la Corte?

Es una Corte conforme a la Ley. Después de dos años de una muy irregular situación de composición incompleta, con una o dos vacantes, y con procesos de dudosa constitucionalidad para la rereelección de su presidente y para la designación por decreto de los nuevos jueces. Resulta algo positivo que se haya revisado esa primera evidente inconstitucionalidad del nuevo Gobierno y se haya implementado el proceso del Decreto 222/03. La diversidad política y religiosa es importante y se celebra en una Corte que siempre ha tenido problemas en respetar el Estado Laico y la igualdad de culto. Todavía hay algunos desequilibrios de género y de composición federal. Toda reforma tomará tiempo y acuerdos transversales en un escenario dividido. Sería un gran avance que, en su nueva composición, la Corte vuelva ser una institución que hable por sus fallos, que la Corte hable con una voz formando algunos consensos internos, que sus jueces reduzcan los personalismos y que se autolimiten a llegar a acuerdos entre ellas/os para votar en una dirección y no den cinco diferentes fundamentos/votos sobre la misma decisión, en definitiva, que operen como un cuerpo colectivo, como una orquesta, y no como solistas buscando el flash de la cámara.

Destacado Arrimada
¿Se pueden esperar novedades doctrinarias o cambios de criterio en los fallos futuros?
La Corte kirchnerista de Lorenzetti tuvo sus contradicciones en estos casi once años. No olvidemos el interregno de Enrique Petracchi, en la transición 2003-2005. En ese tiempo tuvo claras inconsistencias y promesas incumplidas. Muchos de los cambios de criterio se dieron en la etapa anterior. Fallos que restringen la libertad de expresión como Acevedo, que permitieron acuerdos secretos con corporaciones extranjeras como el fallo Chevron, que restringieron las garantías constitucionales como García Méndez y la pasiva conveniencia ante la inconstitucional reducción del Consejo de la Magistratura en 2006, entre otros que vinieron a contradecir una jurisprudencia más pomposa y retórica de los inicios de la propia Corte (Cárceles-Riachuelo). En los últimos dos años, entre silencios, inercias y fallos sesgados, el giro conservador más fuerte ya se produjo. Veremos si se profundiza o modera. En esta nueva conformación, se debe reducir el carácter personalista de la presidencia de la Corte. La Corte y sus defensores hablan de democracia deliberativa y de repúblicanismo en una Corte caracterizada por el personalismo y proyección política de su presidente. Más que el presidente de la Corte parece un político en campaña, lo que se ve claramente en el Centro de Información Judicial. La confusión entre partido y gobierno (las publicidades naranjas, amarillas, etcétera) se reproducen como las observamos en el kirchnerismo y macrismo en la cabeza del poder judicial. Salvo que en esta situación estamos hablando de una persona sin un partido político que es presidente de la Corte.

¿Se debe ampliar el número de miembros de la Corte? Hay varios proyectos al respecto. ¿Cuál es su opinión?

La Justicia es un diálogo y para que ese diálogo sea representativo, sea real, tiene que ser inclusivo, público y transparente. Todo lo que la Corte no es. Más allá de la buena voluntad y de la calidad personal y/o académica de sus miembros, la Corte es poco representativa de la complejidad de la Argentina en nuestros días. Cinco miembros, 44 millones de argentinos. En estos últimos años, la Corte no realizó más de una o dos audiencias públicas para intentar generar ese diálogo asimétrico. La Constitución permite la ampliación de la Corte. La amplicación puede ser una pésima idea si se hace para licuar el poder de la Corte y reducir su incidencia institucional. La ampliación puede ser una excelente idea si vamos hacia un modelo de Corte moderna y más ámplia que sea sensible a los tiempos actuales, a los cambios en la sociedad. Me siento inclinado por una estructura judicial más compleja como la establecida por la Constitución Alemana de 1949 en Bonn, por mencionar un ejemplo que conozco, que ha demostrado ser descentralizada, sin personalismos, de trabajo colectivo y transparente. El derecho constitucional comparado nos da muchas opciones para actualizar el sistema judicial a nuestro contexto democrático y reformar sus anacronismos.

Destacado Arrimada II¿Qué puede cambiar, más allá de la Corte en sí? ¿Qué puede esperarse de la Justicia en este contexto?

Por ahora soy escéptico de que vengan cambios estructurales en el Poder Judicial. Especialmente, en los lugares sensibles como la Justicia Federal donde la estrategia es claramente la inercia, la auditoría cosmética o la autodepuración. No hay transformaciones sin acuerdos transversales de largo plazo y sin recursos. Por un lado, el Poder Judicial necesita reformas de alta magnitud, recursos e infraestructura, un plan de largo plazo con cambios que deberían comenzar en la Facultades de Derecho y en la misma política judicial. Por otro lado, el Gobierno está muy concentrado en el corto plazo. Por ejemplo, veo muchos desafíos en la transferencia de la Justicia Nacional al ámbito de la Ciudad Autónoma. Los recursos importan y son malgastados. Muchos de los edificios de ambas jurisdicciones son alquilados. No podemos hablar de grandes cambios, de fondo y de forma, en el Poder Judicial si sus edificios se alquilan y hay una fuga de recursos hacia alquileres. Obviamente, sólo van seis meses pero este es justamente el momento hacer para una carta de navegación. A pesar de eso, no veo un plan integral de largo plazo de un Poder Judicial para la democracia.

La cuestión del no pago del impuesto a las ganancias resulta un privilegio para los jueces. Algunos integrantes de la Corte han señalado la necesidad de rever la cuestión. ¿Cree que puede haber cambios en ese sentido?

Existe una Ley, la 24.631 del Congreso Nacional de marzo de 1996, que obliga a pagar impuestos a los Jueces. Hay una Acordada (20/1996) que eximió a los jueces de pagar ese impuestos. Una acordada no puede derogar una Ley. Incluso si hubiese sido una sentencia de la Corte Suprema declarando inconstitucional esa Ley. Las sentencias tienen efectos sólo para las partes. La Ley que obliga a pagar impuesto a las ganancias a los jueces es constitucional y sigue vigente. La responsabilidad política cae sobre el agente de retención: la administración de la Corte Suprema y las autoridades de la AFIP. En los tiempos del kirchnerismo el acuerdo tácito fue no retener y no impulsar el cobro. Hay varias continuidades entre Julio Nazareno y Lorenzetti como presidentes de la Corte Suprema. La inercia con el impuesto a las ganancias es una de ellas. Hay que ver retóricas y prácticas. Las prácticas nos dicen que no hubo real intención de cobrarlo. En términos legales, no hay ninguna discusión. Si hay voluntad política, el derecho y los recursos están hace tiempo. En la Justicia de la Capital Federal y de la Ciudad de Buenos Aires no hay excusas. Los escenarios de las justicias provinciales pueden ser diferentes y deben examinarse sus casos para que la implementación no genere injusticias con funcionarios y empleados. Estamos en el 2016 y los jueces y funcionarios judiciales tienen privilegios impositivos y jubilatorios propios de un régimen antidemocrático y aristocrático anterior a 1810/1816 contradiciendo la igualdad ante la Ley y principios democráticos básicos.

domingo, 5 de junio de 2016

Hannah Arendt: Sobre la política y la verdad - Vita Activa


Muy buen fragmento de Hannah Arendt sobre los conflictos entre política y verdad. Obviamente es interesante poner en duda, cuestionar, interrogarse sobre la categoría "verdad" y las formas de acceso a la misma. 

Al menos, hay que considerar en qué contexto histórico y político Arendt utiliza su concepto de "Verdad". Puntualmente, porqué la considera una virtud más relevante que la "Justicia" o la "Libertad". Un diálogo entre Wittgenstein y Arendt hubiese sido más que fructífero e interesante. Transcribimos. Salud!

discursos de grandeza, política de miniatura - Berlín 2014

Historia del conflicto

Hannah Arendt

Nadie ha dudado jamás que la verdad y la política nunca se llevaron demasiado bien, y nadie, por lo que yo sé, puso nunca la veracidad entre las virtudes políticas. Siempre se vio a la mentira como una herramienta necesaria y justificable no sólo para la actividad de los políticos y los demagogos sino también para la del hombre de Estado. ¿Por qué? ¿Qué significa esto para la naturaleza y la dignidad del campo político, por una parte, y para la naturaleza y la dignidad de la verdad y de la veracidad, por otra? ¿Está en la esencia misma de la verdad ser impotente, y en la esencia misma del poder ser falaz? ¿Y qué clase de poder tiene la verdad, si es impotente en el campo público, que más que ninguna otra esfera de la vida humana garantiza la realidad de la existencia a un ser humano que nace y muere, es decir, a seres que se saben surgidos del no-ser y que al cabo de un breve lapso desaparecerán en él otra vez? Por último, ¿la verdad impotente no es tan desdeñable como el poder que no presta atención a la verdad? Estas preguntas son incómodas pero nacen, por fuerza, de nuestras actuales convicciones en este tema.

Lo que otorga a este lugar común su muy alta verosimilitud todavía se puede resumir con el antiguo adagio latino Fiat iustitia, et pereat mundus. “Que se haga justicia y desaparezca el mundo”. Aparte de su probable creador (Fernando I, sucesor de Carlos V), que lo profirió en el siglo XVI, nadie lo ha usado sino como una pregunta retórica: ¿se debe hacer justicia cuando está en juego la supervivencia del mundo? El único gran pensador que se atrevió a abordar el meollo del tema fue Immanuel Kant, quien osadamente explicó que ese “dicho proverbial... significa, en palabras llanas: ‘la justicia debe prevalecer, aunque todos los pícaros del mundo deban morir en consecuencia’.”

Ya que los hombres no pueden tolerar la vida en un mundo privado por completo de justicia, ese “derecho humano se ha de considerar sagrado, sin tomar en cuenta los sacrificios que ello exija de las autoridades establecidas... sin tomar en cuenta sus posibles consecuencias físicas”. ¿Pero no es absurda esa respuesta? (...) ¿No es evidente que si el mundo –único espacio en el que pueden manifestarse– está en peligro, se convierten en simples quimeras? ¿Acaso no estaban en lo cierto en el siglo XVII cuando, casi con unanimidad, declaraban que toda comunidad estaba obligada a reconocer, según las palabras de Spinoza, que no había “ninguna ley más alta que la seguridad de [su] propio ámbito”?

Sin duda, cualquier principio trascendente a la mera existencia se puede poner en lugar de la justicia, y si ponemos a la verdad en ese sitio –Fiat veritas, et pereat mundus–, el antiguo adagio suena más razonable. Si entendemos la acción política en términos de una categoría medios-fin, incluso podemos llegar a la conclusión sólo en apariencia paradójica de que la mentira puede servir a fin de establecer o proteger las condiciones para la búsqueda de la verdad, como señaló hace tiempo Hobbes, cuya lógica incansable nunca fracasa cuando debe llevar sus argumentos hasta extremos en los que su carácter absurdo se vuelve obvio.

Y las mentiras, que a menudo sustituyen a medios más violentos, bien pueden merecer la consideración de herramientas relativamente inocuas en el arsenal de la acción política.

Si se reconsidera el antiguo dicho latino, resulta un tanto sorprendente que el sacrificio de la verdad en aras de la supervivencia del mundo se considere más fútil que el sacrificio de cualquier otro principio o virtud. Mientras podemos negarnos incluso a plantear la pregunta de si la vida sería digna de ser vivida en un mundo privado de ideas como justicia y libertad, curiosamente no es posible hacer lo mismo con respecto a la idea de verdad, al parecer mucho menos política. Está en juego la supervivencia, la perseverancia en la existencia (in suo esse perseverare), y ningún mundo humano destinado a superar el breve lapso de la vida de sus mortales habitantes podrá sobrevivir jamás si los hombres se niegan a hacer lo que Heródoto fue el primero en asumir conscientemente: decir lo que existe. Ninguna permanencia, ninguna perseverancia en el existir, puede concebirse siquiera sin hombres deseosos de dar testimonio de lo que existe y se les muestra por qué existe.

La historia del conflicto entre la verdad y la política es antigua y compleja, y nada se ganará con una simplificación o una denuncia moral. A lo largo de la historia, los que buscan y dicen la verdad fueron conscientes de los riesgos de su tarea; en la medida en que no interferían en el curso del mundo, se veían cubiertos por el ridículo, pero corría peligro de muerte el que forzaba a sus conciudadanos a tomarlo en serio cuando intentaba liberarlos de la falsedad y la ilusión, porque, como dice Platón en la última frase de su alegoría de la caverna, “¿no lo matarían, si pudieran tenerlo en sus manos...?”. El conflicto platónico entre el que dice la verdad y los ciudadanos no se puede explicar con el adagio latino ni con ninguna de las teorías posteriores que, implícita o explícitamente, justifican la mentira y otras transgresiones si la supervivencia de la ciudad está en juego.

En el relato de Platón no se menciona ningún enemigo; la mayoría vivía pacíficamente en su cueva, en mutua compañía, como meros espectadores de imágenes, sin entrar en acción y por consiguiente sin ninguna amenaza. Los miembros de esa comunidad no tenían motivos para considerar que la verdad y quienes la decían eran sus peores enemigos, y Platón no explica el amor perverso que sentían por la impostura y la falsedad. Si pudiéramos enfrentarlo con alguno de sus posteriores cofrades en el campo de la filosofía política –con Hobbes, que sostenía que sólo “tal verdad, no oponiéndose a ningún beneficio ni placer humano, es bienvenida por todos los hombres”, una afirmación obvia que, no obstante, le pareció de la suficiente importancia como para terminar con ella su Leviatán–, podría estar de acuerdo acerca del beneficio y del placer, pero no con la afirmación de que no existía ninguna clase de verdad bienvenida por todos los hombres.

Hannah Arendt en Filósofa política alemana. Fragmento del libro Entre el pasado y el futuro, editorial Ariel en Perfil.


De paso, adjuntamos el trailer (es lo único que hay) del documental de Ada Ushpiz que está por venir con algunos pasajes de Judith Butler y Hans Jonas, entre otros. El título es The Spirit of Hannah Arendt y acaba de estrenar. Más info, acá. Salud!

lunes, 23 de mayo de 2016

Presentación Derecho y Literatura


El otro día nos llegó el buen libro que compiló Jorge Roggero y que publicó el Departamento de Publicaciones de la Facultad de Derecho. Se presenta el Jueves próximo. Felicitaciones a ambos!


Se lo agradecemos y recomendamos. Salud!

miércoles, 18 de mayo de 2016

El presidencialismo es un obstáculo para las políticas de largo plazo - Perfil


Subimos la nota que publicamos en Perfil (acá) hace unos días sobre el nuevo gobierno y sus zig zags. No es un análisis político ni partidario, como siempre. La idea es identificar porqué sucede lo que sucede con estas reglas de juego. Las reglas del presidencialismo argentino. Los jugadores cambian, las prácticas quedan. Los vicios también. ¿Por qué? En primer lugar, porque son las reglas y las reglas no cambian desde 1853. Y si cambiaron fue para peor. En segundo lugar, puede ser este o aquel gobierno, de este o aquel color. No importa. Todo piensan que siempre es el gobierno -este o aquel, es indiferente- sin ver la historia de los presidencialismos y sus cambios cíclicos, sus giros bruscos, su miopía recurrente, su corto-plazismo endémico.

Estuvimos de viajes al sur profundo de la patagonia y también, luego, de viaje a lo profundo de la gripe por lo que adjuntamos la nota con unos días de retraso. Salud!

el presidencialismo como obstáculo de los horizontes - California 2015

El presidencialismo es un obstáculo para las políticas de largo plazo

Cambios drásticos suceden a cada nuevo gobierno. En contraste, las sociedades necesitan políticas de desarrollo sostenidas en el tiempo.

1. El país necesita desarrollo y políticas públicas de largo plazo. Cada nuevo gobierno presidencial produce cambios drásticos en la economía y en lo social, en especial en las políticas públicas basadas en derechos. Nuevo gobierno, nueva política económica, salarial, impositiva, educativa y de derechos humanos. Progresar y crecer cuando cambiamos continuamente de dirección es imposible.

Si la Constitución, como decía Alberdi, es la "Carta de Navegación”, la institución presidencial, como conductora de ese viaje colectivo, ha demostrado ser el obstáculo principal para que nunca lleguemos a buen puerto. Cada conductor/a, marca un nuevo destino. Ese destino es de corto plazo y es alterado por su sucesor. Siempre estamos en la épica de la refundación nacional, en un eterno punto de partida.

Todo esto no es una característica única ni distintiva de Argentina. Los zigzags son propios de los presidencialismos. En Brasil y en toda la región parece iniciarse procesos de cambio institucional/presidencial que tendrán impacto en los derechos/bolsillos de la gente y en la discontinuidad de las políticas públicas de esos Estados. Los presidentes parecen no poder garantizar políticas públicas en el largo plazo. Es más, los cambios de gestión presidencial garantizan que todo será abruptamente distinto en breve.

El “manual de la transición presidencial” es usado por todos. Todos culpan a su predecesor y lo responsabilizan de los cambios de dirección “obligada” por "la irresponsabilidad del gobierno", “la emergencia económica” o “la pesada herencia”. Cada gobierno presidencial tiene ese sistema de exculpación cíclica que fundamenta la próxima concentración de poderes y las medidas de ruptura.

El presidencialismo en la historia argentina fue el principal agente de su propio zig-zag institucional. Todos los presidentes democráticos, Raúl Alfonsín (1983 - 1989), Carlos Mé#em (1989 - 1999), Néstor y Cristina Fernández de Kirchner (2003 - 2015) y Mauricio Macri (2015 - 2019) tienen claros zigzags en las principales área de la economía, derechos humanos, educación, empleo, agenda de género, privatizaciones y/o seguridad.

2. El presidencialismo como posibilidad y como obstáculo. En ese marco en Diciembre pasado comentábamos qué desafíos institucionales tenía el gobierno de Macri dado el frágil escenario de un presidencialismo dual sin mayorías en el Congreso, acá.

En contraste, la estrategia inicial del Gobierno fue generar gobernabilidad apelando a señales de liderazgo presidencial cesarista típico de la democracia delegativa: Hacer coaliciones corporativas, abusar de los decretos y las facultades ejecutivas, despidos selectivos en el Estado, criminalizar la protesta, usar a la policía como control social arbitrario y clasista, entre otros actos abiertamente inconstitucionales, ilegales e ilegítimos. En definitiva, demostrar fortaleza ejecutiva ante una situación de debilidad legislativa e institucional.

Lamentablemente, se repitieron y/o profundizaron varias prácticas anti-republicanas y antidemocráticas del anterior gobierno. En contra de lo aconsejable, el nuevo gobierno apeló a una forma de construir poder escasamente republicana y típicamente autoritaria de la historia argentina. La necesidad de reafirmar la autoridad suele ser una señal de su carencia.
Actualmente, los zig-zags se pueden observar en economía, tarifas, ley de medios, derechos humanos, educación y presupuesto universitario, entre otros aspectos centrales. Pareciera que las políticas públicas basadas en derechos son letra muerta cuando un nuevo gobierno, indiferentemente del color, asume su nueva etapa.

Así, de un lado o de otro, los restantes actores políticos siempre procuran generar un nuevo liderazgo que reconstruya ese pasado deshecho, ese proyecto inacabado de la Nación deseada, de un Estado fuerte o de un mercado fuerte, siempre excluyentes, y así hasta el infinito. Por un lado, la alternancia de diferentes presidentes es garantía de la inestabilidad y de cambios bruscos de políticas públicas basada en derechos. Por otro lado, la continuidad del gobierno presidencial de cualquier sector político genera personalismos, prácticas indeseables y abusos evidentes. Ambos escenarios son claramente negativos.

El desafío es pensar los procesos sociales y colectivos más allá de los personalismos que estructuran esos procesos y crear instituciones que permitan consensos mínimos transversales de largo plazo en temas estratégicos a nivel político, social y económico. El presidencialismo sólo ofrece un historial de fracasos en ese punto. Para crecer las sociedades necesitan políticas estructurales y desarrollo sostenido con justicia social. Lo que caracteriza al gobierno presidencial es el corto plazo y la especulación política con fines electorales.

Más allá de las alternativas parlamentarias o no parlamentarias, resulta urgente repensar la naturaleza inestable y ciclotímica de los gobiernos presidenciales para imaginar una institucionalidad democrática que nos permita construir un país con un futuro a largo plazo.

(*) Profesor de "Derecho Constitucional" y "Estudios Críticos del Derecho" UBA.

domingo, 8 de mayo de 2016

Federalismo: Dimensiones ético-políticas y jurídicas


Difundimos el Simposio de los amigos del Programa de Ética y Teoría Política de la UNC.

Recomendado!
Salud!

--

Desde el Programa de Ética y Teoría Política acá invitamos a la comunidad académica a presentar trabajos para ser discutidos en el "VII Simposio de Ética y Filosofía Política Federalismo Argentino: Dimensiones Ético - Políticas y Jurídicas". 

Se abrirán dos mesas: una destinada a debatir Federalismo y otra para debatir sobre la relación entre Políticas Públicas, Poder y Desigualdad. Recepción de resúmenes de las ponencias para la discusión hasta el día *9 de Mayo de 2016* (máx. 1.000 palabras). Las ponencias (en su versión final) serán publicadas de forma digital. 

Las mejores ponencias seleccionadas por el Comité Científico del Simposio tendrán la oportunidad de participar en una publicación especial. Las ponencias deberán tener un máximo de 2500 palabras y estar acompañadas de un resumen (máx. 300 palabras) y un breve CV (máx. 100 palabras) y serán presentadas el día del Simposio. Para su versión final deberán seguir las normas editoriales del Anuario del CIJS, las cuales pueden encontrarse aquí: Normas Editoriales del Anuario CIJS <http://www.derecho.unc.edu.ar/publicaciones/anuarios-del-cijs-1/reglamento-del-anuario-normas-editoriales/view>

domingo, 10 de abril de 2016

Las Leyes según Kafka: La ley como secreto aristocrático


Kafka escribió un cuento llamado "La muralla china" o también conocido como "Sobre la edificación de la muralla china".  Sabemos por sus biógrafos que el original fue quemado por el propio Kafka enojado con su obra, con sus textos. La mayoría de los relatos de Kafka, muchos cuentos, algunas novelas, entraron en el olvido por el fuego. Fueron destinadas por su propio autor a ser cenizas.

Sin embargo, Max Brod, su albacea y amigo, famoso escritor comercial de fines de Siglo XIX y crítico lector de los textos de su amigo Franz, recibió siempre sus textos para editarlos, comentarlos y publicarlos. Max Brod fue quien publicó la mayor cantidad de los escritos de Kafka post mortem contradiciendo la última voluntad del propio Kafka de destruirlos.

los aristócratas no piden permisos legales - San Telmo 2011

Ese cuento titulado "La muralla china" tiene un tercer fragmento sobre "La Cuestión de Las Leyes". El fragmento parece kafkianamente desconectado del relato central. Sin embargo, siempre me resultó muy interesante. Lo reproducimos. Salud!

--

La cuestión de las leyes 

Por lo general nuestras leyes no son conocidas, sino que constituyen un secreto del pequeño grupo aristocrático que nos gobierna. Aunque estamos convencidos de que estas antiguas leyes se cumplen con exactitud, resulta en extremo mortificante el verse regido por leyes para uno desconocidas. No pienso aquí en las diversas posibilidades de interpretación ni en las desventajas de que sólo algunas personas, y no todo el pueblo, puedan participar de su interpretación. Acaso esas desventajas no sean muy grandes. Las leyes son tan antiguas que los siglos han contribuido a su interpretación, pero las licencias posibles sobre la interpretación, aun cuando subsistan todavía, son muy restringidas. Por lo demás la nobleza no tiene evidentemente ningún motivo para dejarse influir en la interpretación por un interés personal en perjudicarnos ya que las leyes fueron establecidas desde sus orígenes por ella misma; la cual se halla fuera de la ley, que, precisamente por eso, parece haberse puesto exclusivamente en sus manos. Esto, naturalmente, encierra una sabiduría —quién duda de la sabiduría de las antiguas leyes—, pero al propio tiempo nos resulta mortificante, lo cual es probable que sea inevitable. 

Por otra parte, estas apariencias de leyes sólo pueden ser en realidad sospechadas. Según la tradición existen y han sido confiadas como secreto a la nobleza; de modo que más que una vieja tradición, digna de crédito por su antigüedad, pues la naturaleza de estas leyes exige también mantener en secreto su existencia. Pero si nosotros, el pueblo, seguimos atentamente la conducta de la nobleza desde los tiempos más remotos y poseemos anotaciones de nuestros antepasados referentes a ello, y las hemos proseguido concienzudamente hasta creer discernir en los hechos múltiples ciertas líneas directrices que permiten sacar conclusiones sobre esta o aquella determinación histórica, y si después de estas deducciones finales cuidadosamente tamizadas y ordenadas procuramos adaptarnos en cierta medida al presente y al futuro, todo aparece ser entonces algo inseguro y quizás un simple juego del entendimiento, pues tal vez esas leyes que aquí tratamos de descifrar no existen. Hay un pequeño partido que sostiene esta opinión y que trata de probar que cuando una ley existe sólo puede rezar: lo que la nobleza hace es ley. Ese partido ve solamente actos arbitrarios en los actos de la nobleza y rechaza la tradición popular, la cual, según su parecer, sólo comporta beneficios casuales e insignificantes, provocando en cambio graves perjuicios al dar al pueblo una seguridad falsa, engañosa y superficial con respecto a los acontecimientos por venir. No puede negarse este daño, pero la gran mayoría de nuestro pueblo ve su razón de ser en el hecho de que la tradición no es ni con mucho suficiente aún, ya que hay todavía mucho que investigar en ella y que, sin duda, su material, por enorme que parezca, es aún demasiado pequeño, por que habrán de transcurrir siglos antes de que se revele como suficiente. Lo confuso de esta visión a los ojos del presente sólo está iluminado por la fe de que habrá de venir el tiempo en que la tradición y su investigación consiguiente resurgirán en cierto modo para poner punto final, que todo será puesto en claro, que la ley sólo pertenecerá al pueblo y la nobleza habrá desaparecido. Esto no lo ha dicho nadie, en modo alguno, con odio hacia la nobleza. Antes bien, debemos odiarnos a nosotros mismos, por no ser dignos aún de tener ley. Y por eso, ese partido, en realidad tan atrayente desde cierto punto de vista y que no cree, en verdad, en ley alguna, no ha aumentado su caudal porque él también reconoce a la nobleza y el derecho a su existencia.

En verdad, esto sólo puede ser expresarse con una especie de contradicción: un partido que, junto a la creencia en las leyes, repudiara la nobleza, tendría inmediatamente a todo el pueblo a su lado, pero un partido semejante no puede surgir pues nadie osa repudiar a la nobleza. Vivimos sobre el filo de esta cuchilla. Un escritor lo resumió una vez de la siguiente manera: la única ley, visible y exenta de duda, que nos ha sido impuesta, es la nobleza, ¿y de esta única ley habríamos de privarnos nosotros mismos?

Franz Kafka.
1917. Originalmente en "La muralla china" o "En los tiempos de la construcción de la Muralla China" (Beim Bau der Chinesischen Mauer). 

viernes, 18 de marzo de 2016

Prólogo Tractatus Logico-Philosophicus: Ludwig Wittgenstein


ningún filósofo nace stencil - Baires 2011
Vamos a comenzar a ver textos de y sobre Ludwig Wittgenstein en el curso de Estudios Críticos del Derecho. Iniciaremos con unos de los más míticos prólogos que se hayan escrito de un libro, siempre misterioso y enigmático -en varios sentidos-, como el Tractatus.

Como hay varias traducciones y no disputamos traducciones correctas, publicamos la que usamos en clase sólo con el objetivo que quede disponible al alcance de todas/os.

Seguimos y salud!

--..--

L. Wittgenstein: "Prólogo"
Tractatus Logico-Philosophicus

Posiblemente sólo entienda este libro quien ya haya pensado alguna vez por sí mismo los pensamientos que en él se expresan o pensamientos parecidos. No es, pues, un manual. Su objetivo quedaría alcanzado si procurara deleite a quien, comprendiéndolo, lo leyera. El libro trata los problemas filosóficos y muestra —según creo— que el planteamiento de estos problemas descansa en la incomprensión de la lógica de nuestro lenguaje. Cabría acaso resumir el sentido entero del libro en las palabras: lo que siquiera puede ser dicho, puede ser dicho claramente; y de lo que no se puede hablar hay que callar. El libro quiere, pues, trazar un límite al pensar o, más bien, no al pensar, sino a la expresión de los pensamientos: porque para trazar un límite al pensar tendríamos que poder pensar ambos lados de este límite (tendríamos, en suma, que poder pensar lo que no resulta pensable).

Así pues, el límite sólo podrá ser trazado en el lenguaje, y lo que reside más allá del límite será simplemente absurdo.

En qué medida coincida mi empeño con el de otros filósofos es cosa que no quiero juzgar. Lo que aquí he escrito, ciertamente, no aspira en particular a novedad alguna; razón por la que, igualmente, no aduzco fuentes: me es indiferente si lo que he pensado ha sido o no pensado antes por otro.

Quiero mencionar simplemente que debo a las grandes obras de Frege y a los trabajos de mi amigo Bertrand Russell buena parte de la incitación a mis pensamientos.

Si este trabajo tiene algún valor, lo tiene en un doble sentido. Primero, por venir expresados en él pensamientos, y este valor será tanto más grande cuanto mejor expresados estén dichos pensamientos. Cuanto más se haya dado en el clavo. En este punto soy consciente de haber quedado muy por debajo de lo posible. Sencillamente porque para consumar la tarea mi fuerza es demasiado escasa. Otros vendrán, espero, que lo hagan mejor.

La verdad de los pensamientos aquí comunicados me parece, en cambio, intocable y definitiva. Soy, pues, de la opinión de haber solucionado definitivamente, en lo esencial, los problemas. Y, si no me equivoco en ello, el valor de este trabajo se cifra, en segundo lugar, en haber mostrado cuán poco se ha hecho con haber resuelto estos problemas.


Ludwig Wittgestein
Viena, 1918
L. Wittgentein: "Prólogo", Tractatus Logico-Philosophicus (1922).

Traducción castellana de Jacobo Muñoz e Isidoro Reguera.
Alianza, Madrid, 2003, pp. 47-48

-- 

jueves, 17 de marzo de 2016

Wittgenstein (1993) de Derek Jarman


el pitufo wittgensteniano - Palermo 2013


Dejamos, como prometimos, el film de Derek Jarma "Wittgenstein" de 1993, completo y con subtítulos. Además agregamos los post anteriores sobre el tema, sobre todo con los extractos del Tractatus que mencionamos son más usados en el curso de Estudios Críticos del Derecho.

1. Derecho y Lenguaje I, acá. y 
2. Derecho y Lenguaje II, acá. 
3. Pueden ver los cuadros de Goya y de Klee que vamos a necesitar para hablar de Adorno y Horkheimer y de Benjamin, acá.
4. Y además de la película que usamos como referencia para hablar de Industria Cultural, la película sobre Street Art del gran Banksy, por acá.

Ahora sí, cumple y dignifica. Salud!


jueves, 18 de febrero de 2016

El futuro de la Corte Suprema de los EEUU: ¿Quién fue Antonin Scalia? - Perfil


Por obvias razones -y en medio de viajes- publicamos esta columna en Perfil, acá. Hay algunas conexiones en el proceso abierto en Estados Unidos que tienen ciertas similitudes con lo que pasó y pasará en Argentina en el proceso de designación de jueces de la Corte Suprema que se aproxima. Por eso mismo, esta introducción y algunos breves contrastes. 

Sigamos y salud!

We the people like us - Philadelphia 2016


El futuro de la Corte Suprema de los EEUU: ¿Quién fue Antonin Scalia?

La muerte del magistrado estadounidense plantea desafíos institucionales a Obama: Contrastes con Argentina.

Por Lucas Arrimada (*) |

1. El padre del originalismo constitucional. El sábado, a los 79 años, falleció Antonin G. Scalia, Juez de la Corte Suprema de EEUU y famoso precursor de la interpretación originalista de la Constitución.
Scalia fue la figura más representativa y carismática del ala más conservadora de la Corte Suprema de Estados Unidos en los últimos 30 años. Fue propuesto por el presidente Ronald Reagan en 1986 y su proceso de confirmación fue destacado por lograr un apoyo unánime en el Senado.

Fue beneficiado políticamente por una histórica y traumática audiencia de confirmación del previo y polémico candidato republicano: El profesor de Harvard, Robert Bork. Ambos fueron los impulsores de la teoría originalista y textualista (Bork y Scalia respectivamente) de la interpretación de laConstitución. Esta teoría pretende "reconstruir" el significado de los textos constitucionales de acuerdo a la voluntad/intención "original" de sus autores y sus contextos históricos.

En efecto, Scalia fue designado con 98 votos afirmativos del Senado de los EEUU. Las designaciones con apoyo unánime son extrañas y, en este caso, ese récord es sólo superado por la designación de Sandra Day O'Connor, con 99 votos afirmativos y una ausencia, en un cámara alta de 100 Senadores.
Como el primer Juez Supremo de origen italoamericano, Scalia fue reconocido, por especialistas y colegas, por ser un conservador atrevido pero consecuente. Sus dichos, decisiones y votos más polémicos fueron en contra del derecho al aborto, el matrimonio igualitario, a favor de la posibilidad de justificar la tortura (sic) en contextos de excepción, o la polémica elección presidencial del 2000 (en el problemático caso Bush vs. Gore).

Defensor público de la "Independencia Judicial", fue muy criticado cuando salió a la luz un viaje de caza con el por entonces vicepresidente Dick Cheney, en la época en la que el máximo tribunal tenía un expediente sobre él por resolver.

A pesar del perfil conservador de Scalia, se destaca su práctica de contratar a secretarios (clerks) progresistas -de izquierda en el espectro político norteamericano- para que desafíen sus argumentos habituales, algo muy difícil de imaginar en la tradición latinoamericana. Más allá de las diferencias ideológicas, todos las reacciones públicas resaltan su calidad humana y su retórica polemista como una gran virtud para la discusión pública.

2. El futuro de la Corte y Obama. La inesperada muerte de Scalia tendrá un impacto directo en la interna de ambos partidos, Demócrata y Republicano, y en la política institucional del fin del gobierno de Barack Obama.

Obama anunció, con una rapidez inesperada, que piensa ejercer su derecho constitucional de postular un nuevo candidato a Juez Supremo. La oposición en el Senado y las principales respuestas de los líderes republicanos dan a entender que será un contexto poco propicios para los acuerdos y las unanimidades.

En la interna partidaria y en la posterior campaña presidencial, los candidatos deberán incluir a la Corte Suprema en sus debates. Un contraste interesante entre Argentina y Estados Unidos fue la ausencia total del tema "Corte Suprema" en el debate presidencial argentino. Ni Macri ni Scioli, respondieron las preguntas sobre la Corte Suprema y sus candidatos, sus casos, etc. En este nuevo contexto de EEUU, es esperable que tanto Donald Trump o Bernie Sanders, y así todos los precandidatos presidenciales, deban hacer público qué modelo de juez supremo tienen en mente.

Es probable que Barack Obama -quién se ha presentado a sí mismo como Profesor asociado de Derecho Constitucional en la Universidad de Chicago- elabore una estrategia basada principalmente en su capacidad retórica y su lucidez política, y no tanto en su derecho constitucional a postular un candidato. Los nombres que sobresalen, el juez indio-americano Sri Srinivasan y el senador afroamericano Cory Booker, por ejemplo, son todos moderados políticos o jueces vinculados al partido demócrata con buena relación con los representantes de la cámara alta.

Sin duda, tener la facultad de proponer un nuevo Juez Supremo no significa poder concretar ese nombramiento. Especialmente en el último año de gestión presidencial. Sabemos que para designar Jueces en la Corte Suprema se necesitan, tanto en Estados Unidos como en Argentina, acuerdos políticos y conseguir los votos opositores en el Senado.

(*) Profesor de "Derecho Constitucional" y "Estudios Críticos del Derecho" en la UBA. | Twitter: @lucasarrimada.

lunes, 8 de febrero de 2016

Los debates presidenciales como shows cómicos


Sabemos que los debates televisados tienen mucho de show y de guión, muy poco del real debate amplio, robusto y desinhibido que necesita una democracia cuando se la toma en serio. Ahora, fue increíble ver cómo algo tan ficticio y guionado, controlado en forma y fondo, como los debates de la interna republicana de la semana pasada pueden transformarse en un show cómico. Y, especialmente, en un show de comedia física, no sólo verbal. Por todo eso, este pasaje del GOP Republicano que subimos es realmente imperdible!

Políticos profesionales, con amplia trayectoria, con asesores extraordinariamente bien pagos, entre tantos otros factores, pasando tal extraordinario papelón. Es obvio que las empresas que organizan los debates -son empresas, no ONGs, las que organizan los eventos- van a tener problemas legales con estos gags de desorganización absoluta.


El principal actor en el blooper es Ben Carson. Pero pueden ver a Trump sumar su elemento de comedia absurda y finalmente a Jeb Bush hacer "la gran De la Rúa". Hasta se olvidan de presentar al Gobernador de Ohio, John Kasich. Humor absurdo es poco. Carson es, por varias razones, un candidato extraño dentro de una interna muy especial en el Partido Republicano. Es un exitoso neurocirujano que tiene un discurso poco científico y demasiado hueco. Es el primer candidato presidencial afroamericano del partido republicano. Un partido que si bien está incorporando nuevos candidatos mujeres, latinos, afroamericanos, etc. tiene debilidades estructurales para representar justamente a esos sectores.

Y ni siquiera estamos analizando las barbaridades que Donald Trump aportó al debate sobre tortura, inmigrantes, relaciones internacionales y derechos civiles en general. Sin duda, el elemento que le sumó Donald Trump a toda la campaña presidencial de EEUU es más trágico que cómico. Eso lo podemos dejar para otro momento. Seguimos y salud!

viernes, 5 de febrero de 2016

En contra del protocolo de protesta: Criminalización y censura - La Izquierda Diario


Publicamos esta nota contra la propuesta de regular el derecho constitucional a la protesta con un llamado "protocolo de protesta". Salió en La Izquierda Diario, acá. 

Muchos de los que hoy impulsan un protocolo para protestar ayer protestaron sin límites ni procedimientos o regulaciones sospechosas. Esa contradicción histórica y pragmática no pasa desapercibida en el cambio de ontexto. Ayer, muchos de ellos, criticaban los intentos de regular la protesta. Hoy los justifican y comentan moderadamente.

en una iglesia de NY - NY 2015
Otros ven con mejores ojos que la protesta la regule el macrismo que el kirchnerismo (porque este o aquel eran/son más peligroso). Justamente, la idea es que regularlo es peligroso. Como la ley antiterrorista siempre fue una pésima idea, innecesaria, obsecuente al extremo. Sea el macrismo, el kirchnerismo o el gandhismo. Regular la protesta es abrir un camino de desnaturalización y formalización de esa herramienta social

En el marco de despidos, persecusiones, puja distributiva, problemas de violencia institucional, represión a menores, decretos excesivos, beneficios impositivos e industriales para las corporaciones y monopsonios amigos es vital defender el derecho a la protesta como herramienta de acción democrática y expresión cultural.

Como siempre, sigamos y salud.

--

Los peligros de regular la protesta: Entre la criminalización y la censura


 Por Lucas Arrimada *

1. Los peligros de regular la protesta. El gobierno nacional anunció su intención de regular el derecho constitucional a la protesta. Hay razones legales, políticas y culturales para criticar esa propuesta y recordar que la mayoría de los proyectos que intentaron regular la protesta siempre fueron inconstitucionales y abiertamente antidemocráticos (como lo analizamos acá y acá ante los anuncios del ex-Secretario de Seguridad, Sergio Berni).

Protestar es un derecho. Reprimir una protesta pacífica es un delito. Todas las reglamentaciones legales son ambiguas y vagas, por ende, se pueden interpretar discrecionalmente. Un protocolo de protesta sería un arma muy peligrosa para que toda protesta social pacífica se transforme en una protesta "ilegal", por ende, criminalizable y así justificar el uso de la violencia estatal en contra de cualquier manifestación social.

Un protocolo de la protesta puede abrir la posibilidad que todos los jóvenes, mujeres y pobres sean fácilmente criminalizados por pedir un boleto estudiantil, reclamar por sus derechos sociales, ejercer el derecho a huelga o su libertad de expresión, apoyar el matrimonio igualitario y hasta por manifestarse contra la violencia de género como en el #NiUnaMenos.

Las históricas manifestaciones contra la inseguridad, por la misteriosa muerte del Fiscal Nisman o las numerosas marchas opositoras contra del Kirchnerismo fueron ejercicios legales y legítimos del mismo derecho constitucional a la protesta que hoy se proyecta limitar.

Regular la protesta invita a arbitrariedades legislativas y a discrecionalidades judiciales. La protesta es un derecho ejercido por los opositores en todo el mundo. Limitar un derecho constitucional tan vital para la historia democrática Argentina es un gravísimo error político que sin duda tiene rasgos autoritarios.

Regular la protesta puede estar dirigido a legitimar y crear excepciones reglamentarias para justificar la recurrente violencia policial en manifestaciones y protestas pacíficas. El derecho a la protesta no debe ni puede regularse.

2. Regular la protesta es censurar voces. Es criminalizar al que disiente y significa menos libertad de expresión. Desconocer que nuestros derechos no son "naturales" sino producto de la construcción política es resultado de la falta de educación colectiva e individual en nuestros derechos fundamentales.

Ser ignorante es desconocer que tus derechos se los debés a generaciones que lucharon para que vos los tengas, disfrutes y expandas. La forma de expansión y construcción social de los derechos siempre fue y sigue siendo el derecho a la protesta.

El derecho a la protesta pierde fuerza y capacidad de comunicación al ser regulado, indiferentemente el gobierno que lo proponga.  El derecho a la protesta un derecho para abrir una instancia de diálogo, no para abrir una instancia penal o una amenaza represiva.  Esa propuesta no es democrática ni republicana. La regulación del derecho a la protesta silencia voces y tiene tintes autoritarios. Regular la protesta es silenciar ese diálogo posible y abrir una instancia de más violencia y represión.

Regular la protesta invita a generar más violencia social. Es legitimar el uso de la fuerza contra la gente que protesta pacíficamente, ejerciendo su derecho constitucional a peticionar a las autoridades (Art 14 CN) o a expresarse (Art. 14, 32, 75 inc 22 y Tratados de DDHH).

Indiferentemente el gobierno, toda regulación de la protesta puede silenciar voces disidentes, acallar reclamos que deben ser escuchados, necesidades que tienen derechos sociales reconocidos en la Constitución Nacional que las autoridades deben cumplir, todo en ejercicio de una facultad constitucional legitimada por toda la sociedad. 

En conclusión, el peligro es neutralizar el derecho que nos permite a todos defender nuestros derechos, expandir las libertades y mejorar la democracia. 

* Lucas Arrimada es Profesor de "Derecho  Constitucional" y "Estudios Críticos del Derecho" (UBA).  

martes, 2 de febrero de 2016

Programas 2016


Sad color papers - NH 2012
Universidad de Buenos Aires -  Facultad de Derecho.

- Teoría General del Derecho. Rosenkrantz-Arrimada (CPC - 2016). Link.
Departamento de Filosofía del Derecho.

- Derecho Constitucional Comparado (CPO - 2016). Link.
Departamento de Derecho Público.

- Estudios críticos del Derecho (CPO - 4 Puntos - 0300 - 2012/2016) Link.
Departamento de Filosofía del Derecho.


Universidad de Buenos Aires - Ciclo Básico Común.

- Principios de Derechos Humanos y Derecho Constitucional.  Más Vélez-Arrimada (CBC-2016). Link.


Universidad de Palermo - Facultad de Derecho / Facultad de Ciencias Sociales

- Derecho Constitucional: Organización del Poder. Link.
Trabajo Práctico N 1: Introducción a la Constitución.
Link.

- Sistemas Jurídicos Comparados. Link.
Trabajo Práctico N 1: Link.

- Aspectos Constitucionales del Derecho Privado. Maestría en Derecho (Empresarial).
Programa 2016 Link.

- Derecho Constitucional Profundizado. Maestría Derecho Civil Constitucionalizada. Cronograma 2011-2015. Programa Link.

Pasado reciente:

Universidad de Buenos Aires, Facultad de Derecho, 

- Elementos de Derecho Constitucional (Lunes y Jueves 6642/6643 - 2009-2013) Link.
Departamento de Derecho Público (2009-2013).
- Derecho Constitucional Profundizado (4 Puntos - 250 - 2013Link. 
Departamento de Derecho Público.
- Presidencialismo y Parlamentarismo (2 Puntos - 0355 - 2012) Link.
Departamento de Derecho Público.
- Democracia y Constitucionalismo (2 Puntos - 0238 - 2012) Link.
Departamento de Derecho Público.
- Programa UBA XXII - Centro Universitario de Devoto 2009.
Elementos de Derecho Constitucional.
- Derecho Constitucional y Cine: Derecho Moral y Política en el Séptimo Arte. 2008-2010.
- Teoría General del Derecho. Cátedra Rosenkrantz-Alegre.

Universidad de Palermo, Facultad de Derecho / Facultad de Ciencias Sociales.
- Derecho y Cine. 2006-2008
- Práctica Profesional II: Ética. 2006-2007.
- Teoría del Derecho 2006.
- Derecho Constitucional I: Organización del Poder. 2005-2007.

lunes, 1 de febrero de 2016

Principios de Derechos Humanos y Derecho Constitucional - UBA - CBC


Lo urgente y lo importante - Buenos Aires 2013

Universidad de Buenos Aires
Ciclo Básico Común

Principios de Derechos Humanos y Derecho Constitucional - UBA - CBC
Comisión: Más Vélez - Arrimada.

Objetivo:

El objetivo del curso es que las/los alumnas/os adquieran conocimientos de derecho constitucional y derechos humanos; para poder argumentar y reflexionar sobre estos temas, colaborando al fortalecimiento del sistema democrático y al Estado de Derecho.

Específicamente el curso abordará la problemática de la organización del poder en nuestro país y el análisis de las constituciones y el papel que desempeñan como freno a la regla de la mayoría y, al mismo tiempo, permitiendo la dinámica propia de la democracia. Se estudiarán también las funciones y los órganos fundamentales del Estado, la organización y las atribuciones de los poderes públicos y los mecanismos de control como herramientas teóricas imprescindibles para entender la relación en una moderna democracia constitucional, sus armonías y tensiones. En este sentido, el curso dará especial relevancia a las diferentes teorías democráticas (y especialmente de la democracia deliberativa), la historia constitucional, las revoluciones constitucionales, los estados de excepción (clásicos), la emergencia y el orden constitucional, a los debates constitucionales de actualidad, el control judicial de constitucionalidad, la dificultad contramayoritaria, la reforma constitucionales y el diseño institucional, la importancia de la división de poderes y al sistema de pesos y contrapesos, los derechos consagrados en nuestro ordenamiento y nociones básicas del sistema internacional e interamericano de protección de los derechos humanos.

Cronograma de Actividades: Clase 8 de Abril.
- Leer el Preámbulo de la Constitución Nacional y los primeros 43 Artículos sobre declaraciones, derechos y garantías.
- Ver la película The Wall (Pink Floyd). Link.

Clase 12-15 de Abril.
-  Leer Artículos 44 a 129.
- Ver "El Nüremberg Argentino" Dir: Rodríguez Arias (2004). Link.

Clase 18-21 de Abril.

--

Programa 2016 - Primer Cuatrimestre.

Unidad 1:

Inicio de clases. 
Presentación de la materia. 
Introducción. Universidad de Buenos Aires: la autonomía universitaria, derecho a la educación en la Constitución Nacional. Democracia y Educación. Educación para la democracia y los derechos humanos.

Unidad 2:

¿Qué es el Derecho? Fuentes: la ley, la jurisprudencia, la doctrina, los principios generales del Derecho. Divisiones del Derecho.

Unidad 3:
Introducción: La Constitución Nacional (momentos constitucionales). Procedimiento para la reforma de la CN.

- Bidart Campos. Link
- Nino. Link. (Es pesado y tarda)

Unidad 4:
Supremacía constitucional: Control de Constitucionalidad y Control de Convencionalidad en el sistema argentino.

Unidad 5:
Declaraciones de derechos y garantías

Unidad 6: 
Garantías constitucionales: Principio de reserva. Lectura de fallos

Unidad 7:  
Garantías constitucionales: Principio de legalidad. Lectura de fallos.

Unidad 8:
Mecanismo de garantías: Habeas Corpus, Amparo y Habeas Data.

Unidad 9:
La parte orgánica de la Constitución: sistema de gobierno, organización de los poderes, partidos políticos.

Unidad 10:
La parte orgánica de la Constitución. Nuevas instituciones creadas a partir de la reforma de 1994. Nuevas formas de participación política (arts. 39 y 40 de la Constitución Nacional).

Unidad 11:
La internacionalización del Derecho. Derecho Internacional Público y protección del individuo frente al Estado: la evolución y consagración de los Derechos Humanos. Creación de los derechos humanos en contexto histórico

Unidad 12:   
Introducción: La Carta de Naciones Unidas como fundamento de derechos y obligaciones. Las declaraciones de derechos humanos.

Unidad 13: 
Continuación: La Carta de Naciones Unidas como fundamento de derechos y obligaciones. Las declaraciones de derechos humanos.

Unidad 14:
Aplicación de los tratados de derechos humanos en los ámbitos internos. Reforma constitucional de 1994: la jerarquía constitucional de los tratados sobre derechos humanos.

Unidad 15:
Tratados de Derechos Humanos: Obligaciones de respeto y garantía. Derechos Civiles y Políticos. Derechos económicos, sociales y culturales. Características de los tratados de Derechos Humanos.

Unidad 16:
Tratados de Derechos Humanos: Obligaciones de respeto y garantía. Derechos Civiles y Políticos. Derechos económicos, sociales y culturales. Características de los tratados de Derechos Humanos.

Unidad 17:
Convención contra la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura.

Unidad 18:
El sistema interamericano de promoción y protección de los Derechos Humanos: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La Corte Interamericana de Derechos Humanos. Opiniones consultivas. Sentencias.

Unidad 19:
Análisis de una sentencia de la CIDH: identificación de derechos y garantías.

Unidad 20:
Análisis de una Opinión Consultiva de la CIDH: identificación de derechos y garantías.

Unidad 21:
Los Estados de Estados. Las nuevas constituciones supranacionales. Unión Europea. Mercosur. Bloques económicos y el constitucionalismo transnacional.

Unidad 22:
Justicia Transicional: paso de un gobierno autoritario a uno democrático. El caso Argentino.

Nexos

Nexos