lunes, 16 de septiembre de 2013

Libreros eran los de Lilith: Un best seller no more


el menú del miedo, devorar la inseguridad - Palermo 2013
El lunes pasado fue un día de absoluta justicia poética. Salió una entrevista, nota, perfil a uno de los mejores libreros de Buenos Aires, con personalidad y temperamento, identidad y esfuerzo, buen gusto e ideología, compromiso y buena música. La entrevista a Don Andy (Néstor Andersen) salió acá.


Un fragmento digno de resaltar: “Una librería no es un comercio cualquiera – nos interrumpe Néstor Andersen, Andy de ahora en más –, así como tampoco lo son las peluquerías, las conozco muy poco, je, o las disquerías, cada cual tiene su supuesto tesoro, su piedra filosofal. En este barrio tan afecto a la gastronomía, yo suelo hacer menúes literarios cuya ontología consiste en la indigestión. En realidad, los libros no tienen por qué ser digestivos. Si lees La parte maldita, de Bataille, no hay posibilidad de decir: me lo devoré . Un buen libro, como un buen vino, se demora, debe dejarte una cicatriz... Vos me preguntabas para qué sirve un librero: hay un proceso de transferencia entre librero y lector que implica poder vincular escritores como Faulkner y Carson McCullers, y después hay libros, muchísimos, para la monumental aglomeración no lectora de nuestro país. Pero así como el lector de best sellers no discrimina, mi trabajo es cada vez más importante. Yo soy el que tengo que contrapesar el trabajo del reseñista y la furia de las editoriales con la búsqueda de calidad. Ese es mi capital, es la manera en la que puedo lograr fidelidad”.

Nos enteramos tarde pero van las felicitaciones tardías! Salud para Andy y Lilith!

Y de paso les adjuntamos el menú criminológico / derecho penal que armamos para los clásicos "menú de autor" en Marzo pasado. Salúd!

2 comentarios:

  1. "Los best sellers siempre se apilan, nunca van acomodados en estantes". Qué calidad.

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos