miércoles, 16 de julio de 2014

Modelos de árbitros judiciales: Alemania vs. Argentina


al sur de la memoria, en un pasado inexistente - Villa La Angostura 2013
Estuvimos fuera de la actividad digital por un tiempo de viaje y disfrutando nuestras vacaciones invernales. Lamentamos la ausencia pero las vacaciones son sagradas en nuestra religión sin dioses. En el medio de las vacaciones, publicamos nuestra columna de Infobae tratando de comparar nuestra moderada admiración por el sistema judicial alemán con nuestro sistema judicial en Argentina, en aquella especial circunstancia mundialista y con una -inescapablemente- breve nota, acá en Infobae. La transcribimos. 

Sigamos y salud!

--..--

Modelos de árbitros judiciales: Alemania vs. Argentina.

En unos meses se cumplen 10 años de los cambios institucionales que llevaron a la nueva composición del árbitro institucional argentino: la Corte Suprema. Además, en esa misma línea, estamos a un año del debate social y político sobre la “democratización del poder judicial”, malogrado por la fallida reforma judicial y declarada inconstitucional por la propia Corte.

Alemania, nuestro rival del domingo próximo, tiene una de las estructuras de organización del Poder Judicial más interesantes para contrastar con nuestro modelo. En especial en tres aspectos centrales: 1. Organización del poder (Centralizada/Descentralizada) 2. Composición (Elitista/Diversa o Reducida/Numerosa) y 3. Distribución Geográfica (Unitarismo/Federalismo).

- 1. Organización centralizada vs. Organización descentralizada: Por un lado, en Argentina todo se concentra en la Corte Suprema, la cabeza del Poder Judicial. A pesar que la Constitución Nacional establece que ciertas facultades deberían estar en manos del Consejo de la Magistratura, la Corte se ha negado -hasta el momento- a ceder su poder sobre la administración del presupuesto, ciertas funciones reglamentarias y otras atribuciones conferidas expresamente en el artículo 114. Cabe agregar, además de las cuestiones de gobierno y de gestión, la Corte Suprema decide sobre todos los casos y áreas del derecho con su “última palabra”. Una estructura concentrada para la decisión y gestión judicial.

Por otro lado, Alemania tiene una estructura muy plural y distintiva. Como centro de relevancia posee un Tribunal Constitucional que decide cuestiones políticas y constitucionales con competencia exclusiva pero además tiene cinco (5) diferentes Cortes Supremas en cinco temas especiales: la Principal Corte Suprema Federal (con competencia Civil, Comercial, Penal, etc) (1), la Corte Suprema en lo Social (2), la Corte Suprema Laboral (3), la Corte Suprema Administrativa (4) y la Corte Suprema de Finanzas Públicas (5). Es notable la mayor pluralidad de actores judiciales y una distribución temática de las áreas y casos a decidir. Una estructura descentralizada y diversificada funcionalmente.

- 2. Elite Judicial vs. Diversidad Judicial. Argentina tiene una Corte Suprema de 7 a 5 Jueces Supremos con más de 200 funcionarios judiciales como colaboradores (Secretarios y Prosecretarios)  nombrados sin concursos previo ni carrera profesional meritocrática. La concentración de poder económico, administrativo y legal-decisorio de la Corte Suprema argentina es evidente. Pocos miembros, muchos poder de gestión y decisión.

En contraste, el Poder Judicial Alemán no sólo tiene una distribución de competencias en seis “Cortes Supremas”, en la que resalta el gran Tribunal Constitucional, sino la composición de las Cortes hacia dentro de cada Corte es realmente diversa, interesante y compleja. Para comenzar con las dos estrellas del sistema: El Tribunal Constitucional tiene 16 jueces y la Corte Suprema Federal tiene 32 Jueces. En cambio, la Corte en lo Laboral tiene 35, la Corte Administrativa tiene 54, la Corte en lo Social se compone de 50 y la de Finanzas cuenta con 18. Las mayorías de las Cortes están divididas en Salas temáticas en las que se llevan los casos de acuerdo a criterios funcionales. En total, Alemania parece tener –aproximadamente- 180 Jueces Supremos. Sin duda, los Jueces del Tribunal Constitucional son mucho más relevantes, así como los de la Corte Suprema (usualmente en tensión política y fricción legal con aquellos en cuestiones candentes) pero la descentralización judicial impide los personalismos, los conflictos de interés y la concentración decisoria en pocas manos judiciales.

Además, se destaca una alta profesionalización de la carrera judicial al mismo tiempo que una fuerte impronta sobre la estabilidad de las decisiones jurisprudenciales. Hay muchos jueces pero los criterios son estables. En Argentina, a contraluz, hay pocos jueces, fuertes inconsistencias y cada década la Corte cambia la mayoría de sus criterios jurisprudenciales (incluso con jueces supremos que llevan tres décadas en el cargo).

- 3. Unitarismo Supremo vs. Federalismo Judicial. Mientras la Corte Suprema Argentina está concentrada y tiene única representación en Buenos Aires, específicamente en el cuarto piso del Palacio de Tribunales; en Alemania cada una de las Cortes mencionadas está distribuida en diferentes ciudades de su territorio. La Corte Constitucional y la Corte Suprema Federal están en Karlsruhe (suroeste), la Corte de Finanzas en Munich (sureste), la Corte en lo Laboral está en Erfurt (centro), la Corte en lo Social en Kassel (centro) y la Corte Administrativa en Liepzig (centro). Una descentralización del poder geográfico -véase que todas las Cortes están lejos del poder político de Berlín o del poder económico de Frankfurt- que permite otra forma de acceso a la “Justicia” en la estructura federal.

Sin duda, este brevísimo y fatalmente superficial repaso de algunos de los contrastes más importantes entre los modelos de Alemania y Argentina no nos permite llegar a conclusiones definitivas. Sin embargo, como podemos ver en los aspectos señalados, para tomar una metáfora mundialista, la distribución del poder hacia dentro de la esfera judicial en Alemania dificulta en lugar de facilitar que los árbitros (los jueces) sean más estrellas del juego democrático que los propios jugadores políticos.

La última final entre Alemania y Argentina tuvo a un árbitro méxicano como protagonista crucial. Por eso, recordemos que en la democracia y en el fútbol, si los árbitros se vuelven protagonistas centrales del juego es que quizás estamos cambiando de juego. -

1 comentario:

  1. Muy interesante y aleccionador, sobre todo para la sociedad y democracia mexicana -que no es tal realmente-, porque si en México tuvieramos una conformación y ubicación del sistema de justicia como el alemán, no cabrían las tantas irregularidades que hoy perviven al interior del Poder Judicial, la principal, ser el sirviente del Ejecutivo en turno, y quizá la "justicia" sería mas regular para los ciudadanos.

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos