viernes, 27 de enero de 2012

Vencer la derrota, derrotar la victoria



Estoy por terminar otro librazo, compilación de textos y entrevistas, de León Rozitchner "Acerca de la derrota y de los vencidos" que publicó en Julio del año pasado Quadrata y la Biblioteca Nacional. Con varios prólogos e introducciones de Horacio González, María Pía López y Diego Sztulwark es un libro que, como lo hacía el autor, le pone el cuerpo al pensar todo tema: La violencia y "contra-violencia" política, al Che Guevara y las lógicas de los setenta, el peronismo de ayer y hoy, los límites de los movimientos sociales, sus fuerzas y desafíos, la izquierda, sus críticas al kirchnerismo y hasta un ensayo sobre los límites del perdón en situaciones extremas como las del nazismo o la última dictadura militar. 


Recomendación obvia y homenaje al gran León Rozitchner uno de los ensayistas más intensos e interesantes, distanciado y comprometido, críticos y autocríticos que ha tenido Argentina. 

Transcribo algunos pasajes.  En el contexto de su crítica a la violencia política le preguntan "¿No puede ser nunca positiva(o), ese desgarro no puede generar ninguna positividad?"

LR: "... Vos no podés matar a Aramburu y pensar que aplicaste la justicia popular. Convertir la muerte en algo simbólico, eso es lo jodido. Cuando se mata a estos dos chicos, sabiendo que Masetti era antisemita, y mata a dos judíos, evidentemente algo pasaba en la izquierda. Pero aunque no hubieran sido judíos: sólo agrega algo más a una dimensión previa. Una concepción política que arrastra esa concepción de violencia contra un próximo, de esta manera, evidentemente esta inserta en lo más brutal de la derecha. Son las categorías de la derecha en la izquierda".

- Colectivo Situaciones: "Pregunta: Ahora bien, en ese momento de construcción barrial cotidiano que usted señala positivamente, la participación de las organizaciones de izquierda fue importante. ¿Cómo lo explica?

LR: "¿Habrá sido un trabajo importante? ¿Tal vez no habrá sido la creatividad, el impulso, lo importante? Porque cuando veo que al frente de todo va la bandera de Quebracho... Estoy diciendo lo que aparece en los medios, en la televisión. Con la concepción que tiene el Partido Obrero, pegando la bandera roja, realmente: ¿eso pone límites o facilita a la gente el acercamiento al movimiento? Esa concepción de la política, esa concepción de la revolución, esa concepción de la cercanía de la toma del poder: ¿aumenta o atrae? Cuando tenés la rigidez que el PO en sus planteos revolucionarios, ese inmediatismo, creo de tozudez en el campo de la política que no tiene en cuenta las modalidades de la inteligencia colectiva para poder crear campo más amplio. Ahí se trata de bajar una línea determinada y se acabo".

2 comentarios:

  1. che, que lindo palo, palo le dio al PO, ja!

    Igual espero que su crítica al kirchnerismo sea tan radical como todos sus libros, porque sino se me cae un mostro del pensamiento nacional, no?

    ResponderEliminar
  2. Ya que estamos aclaramos. Sí, en el pasaje parece que mete a Quebracho y al PO en la misma bolsa cuando distan de serlo. Además, si bien a veces parece que hay personalismos y verticalismos muy fuerte en el PO también hay grupos adentro que trabajan más horizontalmente y sin personalismo en la izquierda o al menos en el FIT. La crítica de todas formas, "de bajar línea y listo" me parece correcta.

    Muchos de los comentarios sobre el Kirchnerismo son sobre hechos del 2003 y la post crisis. En ese contexto, el libro tiene más elogios que críticas. Salute sebas y sigamos,
    L

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos