viernes, 3 de mayo de 2013

Al costado de la memoria ┼ Portishead - Roads



en el libro de los horizontes, el sol siempre sorprende con sus zig zags - Sierra de la Ventana 2012
1.
cuidando al rebaño de ovejas flacas en la ruta tropical
a las 6 en punto, en una mañana violenta, se desayuna el aire del salitral
al costado de un asfalto que transpiraba inciertos destinos

2.
solo el esfuerzo hará los pases para el diluvio esperado
la esclavitud del goce bendecido por aquel relámpago de sol
los perros son discípulos con pulgas fieles y sarna que no puedo curar

3.
más allá de toda autopista de miedo, a las afueras del laberinto del pasado
hay reales atardeceres naranjas, hay nubes que eclipsan al tercer ojo
cerrando ardientes asados con risas glaciares como auroras boreales

4.
quien nace en el dolor
vuelve a ese lugar que es tortuosa comodidad, confort primal
el goce enfermo es el nido del pichón caído esperando caer otra vez

5.
dónde estarán las alpargatas que me ayudaron a caminar
desintegradas en mis recuerdos, pateando mi hambre voraz
enterradas en los pasos que dí, en los sueños que sobresalen como raíces del suelo

6.
el dueño de las ovejas, un abuelo de mirada curtida, uñas negras
se había jubilado de las sombras de un rebenque inglés con capataz
media res de corazón en el frigorífico y toda la viudez en el conventillo de hijos siderales

7.
un murciélago tardío como una mariposa negra, como una abeja amarga
revolotea sofocado por la luz en las esquinas de una sombra que se diluye
sus alas golpean contra lo inminente de la pared que será su soleada tumba

8.
los chañares son brutos embajadores en el salitral, quebradizas convicciones, bosques de indecisos
los valientes árboles le gritan al fósforo de la petroquímica, mientras las ovejas podan las banderas de nylons en las ramas
tierras movedizas de un cangrejal, conjurado como un pedestal para los descalzos, respiraderos muy traicioneros, compañeros

9.
y vendrá el adobe, las chapas, los carros, las mujeres embarazadas, los picados en el potrero, la cumbia, los perros sin dueño
los arcos de madera, los asaditos de empeño, el griterio, las conexiones ilegales, las comadres, los asaltos, las luz azul, los miedos
y vendrá esa tormenta de la expansión, el violento disfrute del vivir, esa elegía y las ovejas se quedarán sin pasto y sin pastor

10.
repartir leche recién ordeñada, rebajada con agua, hacer mandados en el barro, domar terneros con saltos de capón
manejar el carro para buscar a los inmensos cirujas, una y otra vez, el camino conocía al caballo mejor que al sol
la experiencia nutre con sangre aquello que el olvido no puede sepultar, las ovejas siguen al costado de la memoria, en los márgenes del olvido


Salú!!!

2 comentarios:

  1. No tengo nadie a mi lado,
    y seguramente eso no esta bien.

    Haber nacido en el dolor, nos hace apreciar los reales atardeceres naranjas.
    No esperar la caída, nos permite recorrer el camino sin ataduras.
    Esperar el dolor, una y otra vez,
    no nos permite mirar al mundo y decirle,
    susurrarle,
    que lo real esta en el futuro de los sueños,
    esos sueños que sobresalen como raíces,
    que serán, solo serán si los dejamos ser.

    Que lo real es pelear la guerra,
    ardua guerra interna,
    la peor de las guerras..
    y encontrar el camino

    Saber encontrar, discípulos fieles,
    compañeros.
    y saber que fuera del dolor,
    esta el verdadero amor.
    el verdadero amor, es sin dolor.

    hay un mar de botellas, esperándote.

    ResponderEliminar
  2. Qué linda poesía! Parece un fragmento de una poesía más extensa de algún clásico que no reconozco. Pero tampoco conozco tanto. Muy linda, gracias por compartirla.
    Salute,
    Lucas

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos