martes, 24 de abril de 2012

Una nota al margen de Nino


Law of Shit - NY 2012
Luis Rappoport publica esta nota en Clarín, acá. Es interesante, muy interesante de hecho, para volver a discutir no sólo la anomia como problema y concepto sino -sobre todo- al gran Carlos Nino, su libro y la recepción de su obra. Leemos y hacemos una notas breves y puntuales más abajo.

Un país que vive al margen de la Ley paga altos costos. LR

Carlos Nino, un importante jurista argentino escribió “Un país al margen de la ley”. El subtitulo del libro expresa el sentido de su indagación: “Estudio de la anomia como componente del subdesarrollo argentino”. El texto trata un tema clásico de la filosofía política -que fue transitado por Aristóteles y Cicerón-: el de la imposible convivencia virtuosa cuando en la sociedad se generaliza la corrupción, la avivada y el incumplimiento de la ley. 

Cuando un triste funcionario cuestionó en le Senado de la Nación, que se agite el “fantasma de la seguridad jurídica” recordé esas lecturas, junto con imágenes de las últimas décadas argentinas, en que ese fantasma -el de la seguridad jurídica- parecía ser la última esperanza de la decencia. Cuando vivíamos a los saltos de casa en casa -en algún costado de nuestra alma- queríamos que nos vengan a buscar soldados con uniforme, porque esa era la señal de que no éramos víctimas de un operativo por izquierda; estaríamos formalmente presos, pero no desaparecidos . Madres y Abuelas querían saber de sus hijos y exigían, que si hubiesen cometido algún crimen, se los juzgase con el debido proceso. 

En esa época los que estábamos en la otra JP -la que no tiraba tiros- no sabíamos si recibiríamos un balazo montonero, de las tres A o de los milicos. Renegábamos de ambos salvadores que santificaban los fines para justificaban medios salvajes. La esperanza era Perón cuando parafraseaba a Cicerón con eso de “para ser libres hay que ser esclavos de la ley”. 

La democracia era ese comienzo: la soberanía popular y el imperio de la ley. 

Pasó el tiempo y el “fantasma” de la seguridad jurídica no se convierte en realidad efectiva. Con convicciones parecidas a las del triste funcionario que habló en el Senado, nunca faltaron intolerantes y transgresores. Pero pocas veces la concentración volvió a ser tan frondosa como en las últimas semanas.  

Un vicepresidente dice que el Procurador de la Nación es parte de una familia dedicada al tráfico de influencias, acusa a un juez de tener una agencia de noticias judiciales y a dos empresarios los llama conspiradores y mafiosos. Pero ese mismo vicepresidente no dice que el procurador, el juez y los dos empresarios tienen nombre y apellido, mientras que el dueño de la empresa privada que fabrica los billetes argentinos de curso legal, no tiene ni nombre ni apellido. 

Los argentinos sospechamos que el dueño de la imprenta es el mismo vicepresidente. 

Y la sospecha seguirá hasta que rindan cuentas. 

Con YPF, Nino vería confirmados sus peores presagios. Una provincia, a cargo de una pareja de gobernantes, recibe fondos multimillonarios tras la privatización de la empresa, la privatización fue alentada por esos mismos gobernantes. Al cabo de los años, y pese a la intervención de la Corte Suprema de Justicia, la pareja oculta el destino de los fondos. Esa misma gente, elige a un personaje que se dedica a vender obra pública en esa misma provincia, para que compre el 25% de la empresa sin poner un centavo, para eso vacían a YPF. Los argentinos sospechamos -y la sospecha seguirá hasta que rindan cuentas- que ese personaje es socio de los gobernantes multimillonarios. 

Y ahora, tras el vaciamiento, echan a los dueños de YPF sin debido proceso. Y a uno le recuerda a otro “proceso”: cuando no había procesos porque la vida no tenía valor . Pero lo más triste no son los sospechados de ladrones -y la sospecha seguirá hasta que rindan cuentas-. 

Lo lamentable es cómo la sociedad naturaliza la transgresión, tal como naturalizaba la muerte en los años de plomo. 

Todos sabemos que estos gobernantes mienten una vez por mes con las cifras de inflación. También sabemos que, con cifras mentirosas, ni el crecimiento es tan crecimiento, ni la inclusión es tan inclusión. Pero naturalizamos la mentira. 

Perdemos el sentido del espanto, frente a dirigentes que perdieron la vergüenza. 

Empresarios se dejan extorsionar por temor a la AFIP, porque ellos mismos son esclavos de su propio incumplimiento fiscal. Y más de uno prefiere contrabandear o corromper, antes que enfrentar a otro triste funcionario que dice a quien quiera escuchar: “al amigo todo, al enemigo: la ley”. Las empresas extranjeras funcionan igual: se adaptan. Si para vender informática al Banco Nación, hay que corromper, corrompen, si para que funcione Skanska hay que truchar facturas, truchan, y si para seguir operando en el país, Repsol debe aceptar a un “especialista en mercados regulados”, lo hace. 

Son las reglas del juego. O más bien, es la falta de reglas del juego. Es la arbitrariedad del poder. Lo que los argentinos no queremos ver es de esta forma habilitamos a las multinacionales de la droga y de la trata. En este cambalache aparece un llamado de atención: una mujer, la ex esposa del “no-amigo” del vicepresidente salió a hablar porque tiene miedo. 

Y es para tomar en serio cuando amenazan a una mujer . La gente de mi generación conoce ese miedo, lo vivió en tiempos duros. Y ahora lo perciben todos los hogares argentinos acechados por la delincuencia común. Es una delincuencia que no llega a cargos públicos, pero espeja la conducta de los dirigentes. Y el poder parece responder: después de todo, si un presidente constitucional está sospechado de volar un polvorín entero, ¿qué le hace a un vicepresidente estar sospechado de amenazar a una mujer? Y la sospecha seguirá hasta que rindan cuentas. 

Pero es la sociedad la que debe abandonar su propia complacencia y enfrentar la verdad: no hay progreso posible sin seguridad jurídica . Tenemos las bases morales de una sociedad que retrocede … y estamos retrocediendo aunque la santa soja nos llene de dólares. Más vale recordar a Perón cuando ya viejo, y de vuelta de sus propias transgresiones, les decía a los montoneros: “el que roba es un ladrón, y el que mata es un asesino” … y el que miente es un mentiroso. “Para ser libres hay que ser esclavos de la ley”.

Algunas brevísimas notas:

- Nino no adscribe, según entiendo, a una idea de seguridad jurídica estática. Ver las ideas de validez del Derecho de Nino, contradicen la idea de "todo tiene que respetarse porque era lo firmado", "es la ley". Esa interpretación de la seguridad jurídica, no es sólo conservadora, estática, complice de status quo posiblemente injustos sino ineficiente en términos pragmáticos y problemáticos en términos de política democrática.

- El primer punto, tiene que ver con el segundo. LR dice: La democracia es soberanía popular e imperio de la Ley. Coincidimos. Ahora eso es el corazón de todos los problemas en la Política Constitucional que tenemos. ¿Qué pasa cuando la soberanía popular expresa un cambio? ¿El Imperio de la Ley es el Imperio de la Ley producto de la Soberanía Popular, no? ¿O una vez que rige el Imperio de la Ley rige incluso para la Soberanía Popular? ¿Uno subordina a otro? 

- Es raro ver a los Empresarios como "extorsionados" cuando se los señala por su propio incumplimiento en la nota. Quizás, alguien dirá, sucede algo más lejano a "extorsionados" y más cercano a cómplices o partícipes de la evasión y, por ende, de la anomia. Ergo, los políticos "los malos de la película" no son los únicos en el problema de acción colectiva que es cumplir e incumplir normas.

- "La delincuencia común" no es la que genera la inseguridad. El delito amateur es ínfimo frente al "Delito Profesional" que suele tener a profesionales del delito y de la seguridad del otro lado, ergo, el problema viene directamente vinculado con la solución que suele darse. Una solución con más problemas. Ojo.

- Me encantó empezar con Nino y terminar con Perón. Sea la paz entre hermanos. Todos contentos ;-D

13 comentarios:

  1. y siempre es una cuestión de matices, dónde se ubica el centro y hacia dónde huyen los extremos; la abilidad de Nino consistía en abrir la discusión y generar posibilidades de diálogo, ¿cuántos periodistas hacen eso hoy?

    ResponderEliminar
  2. Puede ser. Pero espero estar en lo cierto y pensar que Nino no era tan estratégico para abrir la discusión y generar la posibilidad del diálogo. Es más, mi interpretación de "Un país al margen de la Ley" es que el problema es cultural, de la sociedad, no sólo del sistema político, es algo que cruza clases sociales y sectores políticos, es un problema de todos. Entonces, no hay que hablar de "extorsiones" y de "políticos corruptos" sino de una cultura donde colectivamente estamos en esa anomia.

    En el resto, me parece, coincidimos. Salute y sigamos.
    L.

    ResponderEliminar
  3. Ahí coincido, el problema no es de políticos o sistemas. El gran problema es cultural. Cualquier funcionario corrupto, cualquier hecho de corrupción comparado con cruzar el semáforo en rojo, no pagar impuestos o que el verdulero te ponga el dedito en la balanza para cobrarte de más, responden a un mismo paradigma cultural. Esos dos grupos de acciones responden a una matriz cultural que tiende a manejarse por fuera de la ley o principios morales (honestidad, respeto al otro, respeto a la autoridad y las reglas).

    No nos engañemos, nuestros políticos salen de nuestras sociedades, los elegimos nosotros y los sostenemos con el voto.

    seguiremos, pues.

    abrazo!

    JJL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero si bien "salen" de nuestra sociedad tienen mucho más poder y responsabilidad que nuestra sociedad. No es lo mismo colgarse del cable que adulterar medicamentos contra el cancer o dejar a la deriva una política pública de transporte o de salud, entonces, los niveles de exigencias son altos pero no deben ser altos únicamente para los políticos sino para otros sectores como las corporaciones económicas, financieras y demás que no son identificados como parte del escenario en los problemas de anomia.

      O sea, es cultural, pero también hay diferentes tipos de responsabilidades y poderes de modificar

      Salut! JJL

      Eliminar
    2. "poderes de modifar" eso.
      Ahora sí,
      Salut JJL y seguimos,
      L.

      Eliminar
  4. En el último párrafo corrija donde dice "seguridad del orto" que suena a queja de niño bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Done. Grazie y vade retro eso de "niño bien" ;-D. Salut!

      Eliminar
  5. Coincido en todo, menos en hacer coincidir a Nino y a Peron en un comentario sobre la ilegalidad. No merece Nino semejante ofensa; "los idiotas útiles" no pertenecen a gobiernos radicales, ni el fomento de esa involución cultural. Un abrazo Lucas!!!! espero verte el 21 por la UP.

    ResponderEliminar
  6. jaja. Pero queridísimo Raúl, tenemos que vivir en un país donde Nino y Perón, Perón y Nino convivan en el ideario político e intelectual común. Seguro algún punto hay! Igual a mi me pareció gracioso empezar por Nino y terminar con Perón. Es para escribir un artículo académico.
    Nunca lo había visto, por eso lo mencioné.
    Pero el mismísimo Alfonsín rescataba aspectos de Perón y es algo razonable, hay que matizar las cosas. Dejemos a los extremistas los blancos y negros definidos.
    Abrazo y nos veremos por ahí! Salut!
    L.

    ResponderEliminar
  7. Hace muchos años atrás, se me ocurrió que el argentino medio, ni está en contra de las leyes, ni está a favor de las leyes. Las ignora, tanto en lo que a saber se refiere como a que no le interesa lo que digan. La ley es él. Si él coincide con la ley formal, es coincidencia. En parte, creo que es herencia del "se acata pero no se cumple".

    Pero viene de lejos. Más de cien años atrás, el Viejo Vizcacha no enunciaba sus consejos?:
    "Hacéte amigo del juez;
    No le des de que quejarse;
    Y cuando quiera enojarse
    Vos te debés encoger,
    Pues siempre es güeno tener
    Palenque ande ir a rascarse."

    Nunca le llevés la contra,
    Porque él manda la gavilla:
    Allí sentao en su silla,
    Ningún güey le sale bravo;
    A uno le da con el clavo
    Y a otro con la cantramilla."

    "El hombre, hasta el más soberbio,
    Con más espinas que un tala,
    Aflueja andando en la mala
    Y es blando como manteca:
    Hasta la hacienda baguala
    Cai al jagüel con la seca."

    En nuestro país las "leyes" se hacen para ser infringidas. ¿Por qué impedir que entren productos al país? ¿Para apoyar la industria nacional, o evitar la huida de divisas? Falso. Es para poder cobrar por permitir. Para favorecer amigos que "fabrican". Permite vivir bien a una enorme cantidad de funcionarios parásitos que tienen la función de poner sellos en papeles.

    ResponderEliminar
  8. 1. Coincidimos en que es la herencia de la colonia, pero eso también pone la culpa en el pasado y dudo que la colonia -que es un factor histórico importante- pueda ser responsabilizada de los problemas que tenemos hoy. Hay que evitar poner la culpa en el pasado y en "otro", y no enfrentar el presente y el "nosotros".

    2. Aunque es "cultural" es cierto, también es cierto que suele ser un sedante. "Ah, es cultural" entonces, bluffff. El globo se desinfla y no pasa nada. Entonces, no sólo es cultural, es institucional, son decisiones morales y políticas y depende de esfuerzos generacionales ese cambio.

    3. Finalmente, aunque trillado y un lugar común, hay un sistema que "bajo la idea de legalidad formal" se maneja en la rapiña, corrupción y saqueo. Ese sistema es también responsable, pero nuevamente, estamos ante un sistema con elementos que conocemos: personas. En fin, es largo, pero la seguimos. Salutes.
    L.

    ResponderEliminar
  9. Soy de las personas que se quejan por escrito, para que conste en actas. La mayoría de las veces no obtengo contestación. Cuando hay contestación es obvio que ni leen lo que uno ha escrito. Esto tanto en el ámbito privado como el estatal, porque la realidad es que no hay diferencia.
    Intente decirle a una persona que la calle no es un basurero público en el que puede tirar un boleto. O un pucho encendido. O que no se bajan niños de un auto del lado de la calle, etc., etc.
    ¿No se siente tonto al pagar el boleto de tren sabiendo que buena parte de los pasajeros no lo pagan? Y lo que no entiendo, confieso, es que a ninguno se le ocurre no pagar el boleto de colectivo (o del subte).
    Y no es un tema de izquierda, centro o derecha. Es totalmente independiente de la ideas políticas, educación, etc. Y todos tratando de justificar lo injustificable. Ahí lo tiene a un vice desvergonzado hablando por tv. Y el juez que lo investigaba ni se le pasa por la cabeza que no puede, no debe, mandar mensajes sobe tema judicial alguno.
    Todos no somos asi. Existen personas que al pasear al perro llevan bolsitas. Pero las veredas de cualquier barrio son testigos que son los menos.
    Lo que falta es educación, y la educación debe empezar en las escuelas, educando a docentes y autoridades (de colegios).
    Y dejo aca (por ahora)

    ResponderEliminar
  10. En lo que respecta al problema de la educación, eso tantas veces te lleva al elitismo y al querer forzar la educación, de arriba hacia bajo. Ese es el modelo autoritario que fracasó y siempre fracasa en Argentina.

    Entonces, la educación que tenés que proyectar es una educación igualitaria y democrática, algo que no tenga resabios de eso autoritario, de "esto es así porqué sí". Ese modelo educativo de formar a los docentes te lleva a preguntarte quién forma a los docentes y autoridades y te devuelve el problema como estaba.

    Y otro tema es el largo plazo, siempre largo plazo, por eso es importante la posibilidad de tener un espacio institucional para

    La seguimos, che.
    L.

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos