lunes, 16 de abril de 2012

Cortes Supremas: Acciones y reacciones


Sí, por favor - NY 2012
Mientras hoy a la mañana, acá, nos desayunamos que la Presidenta del Superior Tribunal de San Luis, en la seguidilla de reacciones al Fallo FAL, dice que el fallo "No obliga a nadie”, pienso en cómo tanta gente -mucha muy inteligente y lúcida- concentra todas sus esperanzas, tanto por derecha y por izquierda, en las Cortes. Mi pregunta es: qué hacemos con esas ilusión cuando, volviendo a la Presidenta, le escuchamos decir cosas tan desnudas como: "existe como una recomendación para que las provincias regulen que en estas situaciones de violaciones, las mujeres violadas, con embarazos no deseados, vayan al hospital y el hospital, sin necesidad de solicitar la autorización judicial, pueda realizar el aborto. Supongamos que ocurriera este hecho hipotético, nosotros no tenemos ninguna obligación de aceptar esto de la Corte”.

Y finaliza diciendo, por si hay alguna duda que está más allá de la legalidad democrática,: “No estoy de acuerdo con el aborto, no estoy de acuerdo con el matrimonio igualitario, pero esto es una cuestión personal”. Entonces ¿"las cuestiones personales" importan en el ejercicio de la magistratura en un Estado de Derecho del Siglo XXI?

Todo esto, me hizo recordar que en Estados Unidos, cuna del progresismo judicial y de tomar la Corte como fetiche del constitucionalismo progresista, la cuestión se está volviendo en todo sentido muy muy triste y conservadora. No sólo la Corte Suprema supo deshacer todo lo que las anteriores Cortes pudieron haber hecho tímidamente bien sino que están avanzando en temas y respuestas realmente peligrosas. Estas son tres al menos: 

1. El análisis de la constitucionalidad del Plan de Salud del Gobierno Obama que la Corte hará este año. Ver ahí dos aspectos muy interesantes. Las advertencias de Obama hacia la Corte Suprema y además el rol que juega Marbury vs. Madison en los medios, esto es, como Republicanos y Demócratas lo usan estratégicamente para decir lo que quieren cuando quieren. El imperdible primer video.

Palabras claves: "Fuerte mayoría", "por un congreso democráticamente electo".




2. Fallo: La Corte "confirmó" la constitucionalidad del proceso de requisar y desnudar a toda persona que la Policía detiene. Esas requisas son íntimas, o sea pueden implicar requisas anales y/o vaginales lo que habla de habilitar un "trato vejatorio", inhumano, directo. (Cabe aclarar que en el Sistema Penintenciario Argentino esa práctica es muy común incluso para las visitas, lo que resulta una clara violación de Derechos Humanos básicos a detenidos y a sus familiares). Ver sobre esto el segundo video sobre un fallo reciente de la Corte Suprema en este caso, explicado por el Profesor y abogado que lo argumentó ante la Corte Suprema.


www.thedailyshow.com


3. Además, la Corte Suprema de Estados Unidos aceptó decidir, en febrero pasado, un caso sobre Acciones Afirmativas en lo que ya se presume será el "fin de las acciones afirmativas" tal cual las conocemos. 

Un escenario nada alentador para aquellxs que siempre esperan que la Corte proteja la "institucionalidad" y los Derechos Humanos. Justamente en esto tres casos lo que parece estar haciendo es todo, asbolutamente todo, lo contrario.

2 comentarios:

  1. Decir que las decisiones u opiniones menos progresistas y más conservadoras atentan contra la institucionalidad o los derechos humanos es falaz. Al menos una petición de principios.
    Es claro que en general, cuando otro dice o resuelve algo que no nos gusta, su crítica inmediata responde a los fundamentos jurídicos o filosóficos en los cuales estamos parados, pero ello no torna toda opinión distinta en anti-institucional o violatoria de los derechos humanos, con todo lo que ello implica.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a ver. Gracias por el comentario. Lo que pienso es que las opiniones o decisiones conservadoras no son el problema, para nada. El problema es que esas decisiones (progresistas o conservadoras) violen derechos o haya jueces que creen que están más allá de la legalidad de los procesos democráticos, lo que afecta a la institucionalidad y democracia misma.

    El caso de las requisas es claro (en Arg o en USA): Inspeccionar genitales (requisas vaginales) y/o partes íntimas (requisas anales) para mi claramente es una Violación de Derechos Humanos! Eso. La opinión judicial viola derechos, no es cualquier opinión, es una decisión política de violar de derechos y afectar la institucionalidad que se basa en que todos tenemos el mismo derecho a ser tratados humanamente. Tomás una decisión contraria, violás derechos humanos, y te hacés cargo de todo lo que eso implica.

    Discriminar a las parejas del mismo sexo es otra violación de Derechos Humanos. No sé porqué decís que es falaz. Parece todo lo contrario.

    Salut y sigamos,
    Lucas.

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos