sábado, 25 de febrero de 2012

Vicente Luy


Me enteré que Vicente Luy, gran poeta cordobés y -sobre todo y más importante- uno de mis poetas favoritos, murió antes de ayer. Conocí a Vicente Luy por un libro que se llamaba "No le pidan peras a Cúper" y eso me llevó a rastrear otros de sus libros, como "Vicente le habla al Pueblo" o "La sexualidad de Gabriela Sabattini" y hasta una antología que sacó la gente de la Editorial CILC. Su poesía no era erudita. Vicente no leía poesía, la vivía, la escribía, le brotaba y cuando estaba con su alma en paz seguro que hasta la disfrutaba, lo pacificaba. Quizás. Cualquiera que le de una oportunidad encontrará una lenguaje simple y directo, que combina política, poesía, fútbol y música. 



Como Jacobo Fijman -una figura que estaba dando vuelta siempre en el aire-, Vicente estuvo en el Borda, de donde, según él decía, se escapó en el 2011. Debe haber estado en tratamiento varias veces durante toda su vida. Después de su última internación y salida, finalmente lo entrevisté. Fue hacia fines del año pasado. Sabía que era alguien especial. No vivía de la poesía, no vivía como el poeta profesional o la academia literaria que estudia y analiza, compila y codifica el canon poético. Vivía como podía. Tenía un pequeño taller de poesía. Él decía que no le iba del todo bien. Las depresiones que tenía eran intensas.

La entrevista queda hoy en un segundo plano. Fue una charla sobre poesía, sobre su poesía, lo que lo hacía escribir y cómo escribía, su motor de escritura. Me recibió en su casa, charlamos durante una hora, cómoda, fluídamente, le expliqué qué hacía en Córdoba. Me preparó un té en hebras en una cocina que estaba pasando un pequeño patio de luz, en una casa chorizo, pequeña, dentro de un complejo de casas unidas por un pasillo principal. Luy fumaba y mucho. Casi sin parar. Uno tras otro. Hablaba, haciendo algunas pausas muy largas. Contó muchas cosas que ahora mejor dejar para otro momento. Cuando llegó la noche, me acompañó hasta la calle y nos despedimos. Era domingo y fui a la terminal a tomarme el bondi para Buenos Aires. 

Mucha tristeza estar tan lejos de sus libros y no poder leerlo en estos días. No lo olvidaremos. Hasta siempre y que en paz descanses Vicente.

PD: Acá una entrevista en el Diario La Voz del Interior en 2010  y esta otra, acá, cuando publicó "Vicente habla al Pueblo" en 2007. Acá la linda nota de Emanuel Rodríguez que sacó LVDI sobre su fallecimiento y algunos extractos de su poesía que selectivamente copiamos abajo, ante la carencia física de sus libros y la imposibilidad de poder transcribir nuestros poemas favoritos.

-- 
¿Por qué los secuestradores prosperan?
¿Por qué sonríen los diputados?
Tienen plan.
Vos no tenés plan.

(De La vida en Córdoba, 1999)

Eso es una pollera; eso es una mujer. Una mujer con un cigarrillo en la mano. Tiene las uñas pintadas y toma un té. Parece bonita. No me interesa ninguna otra cosa en el mundo.

(De La vida en Córdoba, 1999)

¿Venderle el alma al diablo? Sí, pero cara.
Y si se puede, venderle también otras cosas.
Y venderle a Dios lo que el diablo no compre.-

(De No le pidan peras a Cúper, 2003)

¿Tus palabras no atraviesan las paredes?
Modifica tus palabras.

(De No le pidan peras a Cúper, 2003)

Lo que está mal está mal.
Pero lo que está bien
también está mal.
Charlalo con tus padres.-

(De Vicente habla al pueblo, 2007)

5 comentarios:

  1. http://uol.taringa.net/posts/noticias/14106939/Murio-el-poeta-Vicente-Luy.html

    ResponderEliminar
  2. Gracias anónimo 9:38 pm! Subí alguna información más y algunos pocos poemas cortos. En un primer momento, quería hacer un breve comentario y subir el violín para homenajear al poeta. No más que eso. Salud!

    ResponderEliminar
  3. Qué mala noticia. Gran poeta. Una importante pérdida de las letras, no hay muchos que las traten así.

    ResponderEliminar
  4. Che hace dias que estoy recorriendo librerias buscando sus libros, pense que con su muerte iban a brotar, pero no. Sabes donde puedo conseguirlo? o me fotocopias alguno?

    ResponderEliminar
  5. Coincido Santiago! Una gran perdida!

    Pendex! mirá, la gente de la editorial CILC tienen que tener al menos su antología. Fijate que seguramente en su página hay un e-mail y te podés poner en contacto con ellos! Si no hay forma, coordinamos lo del fotocopiado.

    Salutes y sigamos, Lucas.

    ResponderEliminar

Nexos

Nexos